La volatilidad del mercado volvió de forma importante a principios de 2018, muy lejos de la relativa calma que hubo en 2017. Los mercados de renta variable estadounidense cayeron más de un 10% en 10 días de negociación medido en dólares, superando oficialmente el umbral de corrección. Los mercados de la eurozona no se quedaron atrás. ¿Qué debe hacer un inversor growth a largo plazo cuando la volatilidad golpea de forma brusca y repentina? Desde nuestro punto de vista, lo más importante que los inversores pueden hacer es mantener la calma y evitar medidas precipitadas. Esto es fundamental para tener éxito en la inversión.  

¿Corrección o mercado bajista?

La volatilidad es algo normal. Los mercados alcistas por lo general sufren numerosas correcciones (bruscas caídas del 10-20% generadas por un cambio en el sentimiento) y retrocesos más pequeños. Sin embargo, no evitan que los mercados de valores suban en el transcurso de un mercado alcista. Verse afectado por estas caídas no debe impedir que los inversores en crecimiento a largo plazo alcancen sus objetivos. Creemos que tratar de evitarlas generalmente trae más perjuicios que beneficios.

Las correcciones son muy diferentes a los mercados bajistas. Estos consisten en descensos prolongados, del -20% o más, causados por un empeoramiento de los fundamentales. Los mercados bajistas suelen comenzar lentamente, llevando a los inversores a una falsa sensación de seguridad, a medida que las acciones comienzan a descontar factores fundamentales negativos (por ejemplo, una recesión inminente). Lo peor suele llegar en el tercio final del mercado bajista, por lo que si los inversores lo identifican correctamente con la suficiente antelación, es probable que tengan tiempo para realizar los cambios apropiados. En cambio, dado que las correcciones son impulsadas por el sentimiento (movimientos bruscos motivados por las emociones), creemos que nadie puede anticiparlas de manera precisa y consistente. Por lo tanto, creemos que lo mejor que se puede hacer ante estas correcciones es simplemente aguantar.   

Mantenga la calma

Reaccionar a la volatilidad vendiendo después de que golpea podría sentar bien, pero desde nuestro punto de vista es arriesgado. La necesidad de «hacer algo» cuando los mercados son volátiles es natural. Tomar medidas le permite sentir que está ejerciendo cierto control durante un período incierto, lo que puede ser reconfortante. Sin embargo, también podría ser peligroso y potencialmente dañino para su cartera. Si vende después de que haya comenzado la corrección, realiza esas pérdidas, pasando de estar latentes a ser reales. Muchas veces, tras las correcciones se produce un repunte tan rápido como la caída. El rebote deja atrás a aquellos que vendieron, ya que pierden la oportunidad de recuperarse con el mercado. Además, salir del mercado y, luego, volver a entrar, genera costes de transacción y otros gastos. En resumen, el timing tiene que ser impecable para ganar al mercado en una corrección. No conocemos a nadie en esta industria (ningún gestor de fondos ni hedge funds, analista, gurú de newsletter, a nadie) con un historial de haber predicho de forma precisa y consistente las correcciones del mercado.

Por lo difícil que resulta, creemos que lo mejor que se puede hacer es no tomar ninguna medida. El mercado alcista de 2003-2007 experimentó dos correcciones. Sin embargo, las acciones globales se revalorizaron un 102,8%. Antes de que comenzara la volatilidad de este año, el MSCI World sufrió tres correcciones desde que el mercado alcista actual comenzara el 9 de marzo de 2009. Sin embargo, subió un 300% en el mismo periodo de tiempo. Las acciones pueden generar el crecimiento que los inversores necesitan a largo plazo, pero eso significa capturar los rendimientos del mercado alcista. Demasiados inversores se asustan por las fluctuaciones de la bolsa en una corrección, venden y se quedan en liquidez mientras las acciones se recuperan y continúan subiendo. Esa oportunidad perdida es un coste real.

Recuerde sus objetivos de largo plazo

Cuando golpea la volatilidad y usted comienza a preguntarse si debería hacer cambios en su cartera, recuerde por qué tiene acciones. Históricamente, las acciones han sido el mejor vehículo de inversión para obtener un crecimiento a largo plazo. Si necesita su dinero para proporcionar un flujo de efectivo para 10, 20, 30 años o más, es posible que deba tener una parte sustancial de su cartera asignada a acciones. Sin embargo, esas ganancias a largo plazo tienen un precio: pueden experimentar una gran e incómoda volatilidad en el corto plazo, lo que pondrá a prueba su paciencia y nervios. Pero recuerde: las rentabilidades de un mercado alcista incluyen todos los retrocesos leves y correcciones violentas. Invertir no es nada fácil, pero si mantiene la disciplina cuando los mercados se vuelven turbulentos y los medios comienzan a contar historias de terror, su cartera debería tener muchas más posibilidades de conseguir los rendimientos que necesita.

Si comienza a sentir el impulso de hacer algo durante los mercados volátiles, mantenga la calma y no permita que el ruido le impulse a actuar. No inicie sesión en su cuenta de valores todos los días para seguir la actividad diaria. Apague las noticias, que tienden a presentar las historias de un modo exagerado e inquietante con poco contexto o matices. No estamos diciendo que deba esconderse en una cueva e ignorar todo lo que está sucediendo hasta que pase la volatilidad. Sin embargo, a menos que tenga una razón de tipo fundamental para no tener acciones (por ejemplo, que prevé un mercado bajista inminente), creemos que los inversores cuyos objetivos a largo plazo requieren retornos similares a la renta variable deben mantener su exposición al mercado de acciones. 

 

Aviso legal:

Fisher Investments Europe Limited, Sucursal en España, que opera con el nombre de Fisher Investments España, está registrada en el Registro Mercantil de Madrid (Volumen 32.633, Libro 215, Sección 8, Página M-587415, 1ª Entrada) y en los registros oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (Nº 80). Fisher Investments Europe Limited está autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority (FCA) (Autoridad de Conducta Financiera) del Reino Unido (nº de la FCA 191609), y está inscrita en Inglaterra (con el nº de sociedad 3850593). Fisher Investments Europe Limited tiene su domicilio social en: 2nd Floor, 6-10 Whitfield Street, Londres, W1T 2RE, Reino Unido.

Fisher Investments Europe Limited externaliza servicios de gestión de carteras a Fisher Asset Management, LLC, su empresa matriz, que opera con el nombre Fisher Investments y tiene su sede en Estados Unidos. Está registrada ante la Comisión de Valores y Bolsa de EE.UU. (SEC) y actúa en calidad de subcontratista con arreglo a un acuerdo de externalización. Invertir en los mercados de valores implica un riesgo de pérdida, y no hay garantías de que todo o cualquier capital invertido sea reembolsado. Los rendimientos pasados no garantizan ni indican de manera fiable rendimientos futuros. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de las mismas están sometidos a la fluctuación de los mercados bursátiles mundiales y de los tipos de cambio internacionales.