Si de las materias primas dependiese, 2011 sería su año y la volatilidad su ritmo de vida. Escalando hasta la cima y sin tomar impulso, los metales preciosos siguen batiendo máximas, las industriales registran cada vez más demanda, las energéticas se niegan a renunciar al sueño de los 100 dólares el barril y, mientras, las soft commodities se ponen guapas para salir a pista, aunque sólo sea como segundo plato.

Las commodities son inversiones que, a diferencia, del común de las acciones, no se remuneran per sé y, si bien es cierto que reflejan el rumbo de la economía, cuando vienen bandadas y con los tipos de interés por los suelos, logran encontrar beneficio en medio de la adversidad. En lo que va de año, el crudo Brent ha rebotado un 24%, la plata, un 18,7% y el metal dorado, otro 9,6%. Y las previsiones apuntan a que seguirá aumentando su precio, al menos, otro 5% antes del cierre del ejercicio.

Prácticamente, todas ellas tienen el dólar como su divisa de referencia, pero, como en todo, siempre existen las que despiertan pasiones, como el oro, las que preocupan más que dan alegrías, como el petróleo, y de las que se hace negocio a costa de la pobreza de otros, como las soft commodities. Así pues y ante la variedad, lo mejor es diseccionar un sector que tiene mucho recorrido, según los analistas, pero en el que la volatilidad –para bien y para mal- campa a sus anchas.


El oro: ¿llegará el día en que valga más que el dólar?
Es el valor refugio por excelencia. Con el dólar en horas bajas, los inversores se pasan al oro que no conoce de techos y sigue su escalada imparable más allá del 1,5000 dólares. ‘El oro es un activo refugio, que no tiene un componente cíclico frente a la plata’, asegura José María Manzanares, director de Productos y Mercados, que pone el punto de mira sobre el discurso que pronunciará Ben Bernanke en un par de semanas cuando anuncie la continuación o no de un nuevo plan de relajación cuantitativa. En el QE3 reside el futuro de la onza.

Manzanares afirma que ‘el mejor escenario para el oro es que haya problemas’ tanto con la divisa como a nivel macro puesto que ‘al final el oro va a valer más que el dólar y es ahí donde encuentra su rendimiento’. En el extremo opuesto, ‘lo peor’, según Manzanares, sería un QE3 sumado a un nuevo plan de reestructuración de la deuda griega.

La previsión en la que coinciden todos los analistas es que hay que seguir siendo alcista. De un lado, Ignacio Albizuri, director de DeltaStock, asegura que ‘tras retroceder unos cuantos dólares, volverá a niveles históricos’; niveles que rondan los 1.500 dólares en caso de que ‘dilate y el oro es muy dado a hacerlo’. En la misma línea, Sara Pérez Frutos, directora de Dracon Partners EAFI, reafirma esta idea puesto que ‘es la única materia prima monetizable. Si los dólares valen relativamente poco y si en el euro podemos confiar de una forma relativa, seguir teniendo posiciones en oro es algo seguro’.

Con todo este contexto, Patricia Mata, analista de CMC Markets, recomienda una estrategia abriendo ‘CFDs largos de oro al considerar que los actuales niveles de precios siguen ofreciendo una atractiva oportunidad para establecer posiciones compradas. Por tanto, posiciones largas en 1,542 con objetivos 1,555 y con extensión en 1,570, colocando nuestro stop en 1,535. El RSI apoya la idea de una mayor tendencia ascendente’.


Gráfico diario Oro

Fuente: CMC Markets


Industriales: plata y cobre
La principal diferencia que existe con el oro es que la plata tiene una utilidad. Su precio es, además, el que ha experimentado un mayor rebote. Daniel Pingarrón, analista de IG Markets, prevé ‘pese a todo, que teniendo en cuenta la tendencia de la plata y su historia, al precio le queda aún mayor recorrido’.

De momento y con las cifras sobre la mesa, ‘la plata ha duplicado su valor’, dice Albizuri, que señala que ‘está rozando soportes y se abrirán zonas bajistas’. Hay que tener en cuenta que es un valor en el que vierten ‘ansias especulativas puesto que es el metal favorito de los traders’.

Está por ver la repercusión que tendrá sobre la plata –si es que se produce- el resultado electoral en Perú, uno de los grandes productores de este metal del mundo.

En este mismo grupo, el cobre es, junto con el petróleo, de ‘las materias primas más relacionadas con el ciclo económico y, precisamente, dos de las más volátiles’, afirma Pingarrón. Lo curioso del cobre es el reflejo que hace de la realidad. Tras el recorte de las previsiones de crecimiento realizada por el Banco Mundial hace dos días su precio se ha contenido, a pesar de que se mantiene por encima de los 4 dólares. En mayo marco mínimos ante el desacelerón de los emergentes y la tambaleante recuperación de los desarrollados. Y es que 'las industriales', como apunta Manzanares, 'están muy ligadas a China teniendo en cuenta que el 70-80% de la demanda proviene de allí'.


Energéticas: Texas, el mejor para hacer trading
En la misma medida en que ya nadie se pronuncia sobre la 'ola de cambio' en el mundo árabe, hablar de la escalada vertiginosa que alcanzó el crudo es algo más que desfasado. Aún así, el precio del barril tanto Brent, para Europa, como Texas, para los americanos sigue rondando los 100 dólares y no tiene visas de contenerse, mientras que la OPEP es incapaz de alcanzar un acuerdo sobre el nivel de producción de petróleo.

Sara Pérez Frutos ve al petróleo 'por encima de los 100 dólares a medio plazo' y recomienda estar en este sector 'por los buenos resultados que está dando' teniendo en cuenta 'la relación que guarda con las economías emergentes'. Esto en cuanto a su coste, pero enfocado al trading, el crudo Texas es quizás el más susceptible de hacer trading y en el que 'los niveles interesantes para empezar a vender', según Albizuri, 'serían los 95 dólares'.

Una estrategia a seguir en base a los dos tipos de cotizados es 'vigilar el spread entre el crudo Brent y el West Texas', recomienda Pingarrón. 'Cuando el spread se amplíe (hablamos de valores superiores a 14/15 dólares), se puede abrir una posición corta a través de CFDs en el Brent y larga en Texas buscando una disminución del spread independientemente de cuál sea la tendencia del crudo. Si el spread disminuye al entorno de 8/9 dólares, se podría hacer la estrategia inversa'.


Soft commodities: alternativa al oil
No son demasiado recomendables por su excesiva volatilidad y por su sometimiento a las inclemencias meteorológicas. Detrás de la subida de sus precios se encuentra desde un huracán que arrasa cosechas hasta un dato tan incontestable como que se ha reducido el número de pobres, ergo aumenta el número de bocas para dar de comer. Según datos de la ONU, en el año 1990, el 35% de la población mundial se encontraba por debajo del umbral de la pobreza, hoy ese mismo porcentaje se ha reducido hasta el 15%. Patricia Mata, haciéndose eco de las últimas previsiones meteorológicas, asegura que 'ante una temporada de huracanes muy activa en Estados Unidos y el Caribe, no descartan ver movimientos en estas materias primas agrícolas, así como en el gas natural y el petróleo'.

El otro motivo es su evolución hasta llegar a ser un sustitutivo de las energías tradicionales, como es el caso del maíz, la soja, la caña de azúcar y un largo etcétera más. Especialmente significativo es el caso del maíz, utilizado para producir etanol, que pasó del 5% en 1990 en Estados Unidos, al 35% de este mismo año.

Con todo ello, teniendo en cuenta que la mayor parte de las commodities tienen al dólar como su moneda de referencia, la recomendación pasa por estar muy pendientes de la política que pueda adoptar la FED. Con una divisa desmoralizada, el precio de las materias primas no parece que vaya a rebajarse y a empezar a mirar por debajo del hombro. Y es que ¿llegará el día en el oro comience a valer más que el dólar? La función ya ha comenzado.