Comenzábamos 2011 despidiendo uno de los peores años de la historia para los países desarrollados. Y parece que este ejercicio va camino de no ser mucho mejor. Cerrada la primera mitad del año, los expertos advierten de que el sentimiento sigue siendo alcista en los mercados. Eso sí, en el Ibex 35 habrá que esperar algo más.
La crisis soberana en Europa- atestada por una Grecia rescatada y apuntando a Portugal y España como próximas víctimas- llenó de volatilidad los mercados. Escenarios en los que sólo la palabra ‘emergentes’ sonaba a salvación. Seis meses después, las cosas no van mucho mejor. Se cumplen las peores previsiones de un año al que todavía le falta el 50% del tiempo.

Mientras el Ibex 35 tantea los 10.000…

Un Ibex35 entre los 7.300 puntos de mínimo y los 10.400 puntos de máximo en el mes de junio. Fueron los pronósticos lanzados por los expertos de Estrategias de Inversión a principios de año. Unos niveles que se antojaban cercanos cuando el Ibex35 cotizaba cerca de los 9.000. En concreto, los 9.437 puntos, el mínimo que marcó el selectivo a principios de año – el 10 de enero. Con algo más de optimismo se ha comportado desde entonces, de hecho le ha dado tiempo a tantear los 11.113 puntos, máximo que marcó el pasado 13 de febrero. ¿Y ahora? Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse admite que “el Ibex 35 se podría ir bastante rápido a la banda de 9.500-9.600 puntos si pierde los 10.000” e incluso no descarta “tantear los mínimos de junio del año pasado, en 8.600 puntos”. Un volumen de negocio decreciente, el hecho de que los indicadores no muestren una gran sobreventa o la lejanía de la siguiente zona de apoyo reflejan a un Ibex en mínimos, y preocupado. Martín dibuja el escenario más negativo con un Ibex alcanzando los 7.500 puntos “que implicaría desarrollar un segundo gran tramo a la baja simétrico al anterior”.



… El S&P 500 cotiza en soportes

Eso sí, siempre que en Estados Unidos se de permiso. Los expertos reconocen que una vez caiga el S&P500, que es la referencia, será una reacción en cadena. Algo que no es descartable si se tiene en cuenta que el indicador americano cotiza en soportes. Algo que para muchos “es una corrección técnica normal dentro de un escenario de subidas en que estamos inmersos”, admite Sara Pérez Frutos, directora general de Dracon Partners EAFI. Esta experta admite que son caídas “mucho menores que las que tuvimos en marzo o agosto del año pasado”. Marc Ribes, director de Activo Trade reconoce que “las correcciones de la bolsa americana no suelen superar el 10% - ahora lleva en torno a un 5%- por lo que pensaremos que los máximos serán superados e intentaremos buscar un giro para comprar”. Por debajo de los 1.200 puntos del S&P 500, reconoce Ribes, se perderían muchos niveles demasiado importantes: el máximo de abril de 2010, el mínimo de marzo de 2011, la línea de tendencia que comienza en mayo de 2009...por lo que es poco probable “que en los próximos dos meses vaya a romper ese nivel”.

Ignacio Albizuri, director de Deltastock
reconoce que hay que tener en cuenta que los inversores institucionales están saliendo fuera del S&P y se están yendo a la FED, lo que quiere decir que los contratos negociados por ellos son mayores que los de inversores institucionales “por lo que la precaución y cambiarse a posiciones cortas cuando den las señales evidentes serán las máximas”.


Sentimiento gestores ETFS alcistas versus bajistas que podría anticipar rebote

¿Por qué apostar?

Con esas previsiones como punto de partida ¿hacia dónde se dirigen las recomendaciones? Dentro de la bolsa española, y con un horizonte de largo plazo, Esther Martín, directora de análisis de Intermoney Valores reconoce “que ahora hay oportunidad de invertir a buen precio en valores como Gas Natural, Ferrovial o Acciona”. Compañías con negocios estables, que cotizan un riesgo elevado y que se han visto penalizadas por su elevada deuda. Sin embargo “sus activos son de calidad y estratégicos”. Nicolás López, director de análisis de MG valores además añade a REE como un valor en el que “por su dividendo, estabilidad y el fuerte recorte sufrido tiene un buen momento para entrar”.

A muy corto plazo, se puede encontrar una oportunidad en Bankinter “si lo volvieran a apoyar en la zona de 4.38-40. Buscar una posición alcista de cara a varios días vista con stop en torno a 4.33 euros”, explica el subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse. Y Técnicas Reunidas será opción siempre y cuando le ayude el precio del crudo. La experta de Intermoney admite que cuenta con una cartera de obra abultada, está bien posicionada de cara a la consecución de nuevos contratos y tiene una sólida posición financiera. Sin embargo, “una cosa es el valor y otra el precio. Sin la ayuda del crudo, será difícil ver al valor romper los 50 euros”, admite Marc Ribes.

Y ese es precisamente otra de las cuestiones ¿seguirá o no el alza de las materias primas? La debilidad del dólar ha favorecido – y mucho – a este tipo de inversión. Por ello, más que apostar por el oro negro los expertos prefieren posicionarse a favor del euro-dólar. Y es que el par podría alcanzar los 1.50 siempre y cuando la deuda de los periféricos lo permita. Ese será el momento de vender euro.

En Estados Unidos, las recomendaciones se dirigen hacia los grandes. Compañías como Google “en las que se puede hacer trading bajista de corto plazo después de haber visto cómo sus acciones caían hasta los 545 dólares”, explica Patricia Mata, analista de CMC Markets. Caterpillar es otro de los valores destacados por la experta que resalta “una acción que lo está haciendo mejor que el mercado en lo que va de año con lo que se puede estar largos por encima de 106 dólares, con stop en 100 dólares”.

Mercados versus economía

Dicen que los mercados anticipan en seis meses lo que ocurrirá en la economía real. Es cierto que nada – ni siquiera los mercados- pudieron prever el terremoto que asoló Japón, la detención del presidente del Fondo Monetario Internacional, la guerra de Libia, la muerte de Bin Laden o la crisis de los pepinos. No entraron en las quinielas de los expertos…y tampoco tuvieron excesivo efecto sobre los índices. Sin embargo ayudaron a enturbiar un panorama económico que, ya de por sí, apenas rezumaba claridad. Y todo con una palabra como punto de partida: desconfianza. De la parte europea, primero fue Grecia, luego Irlanda y Portugal ha sido la última economía en necesitar “apoyo” económico. Sobre la mesa 78.000 millones de euros que serán desembolsados en los próximos tres años con el objetivo de cumplir los objetivos de déficit de la Unión Europea. España tampoco queda al margen. Y eso que ha conseguido estabilizarse en sus niveles de deuda “y no se ha contagiado del proceso de deuda griego – algo que le ayudará a encontrar más fácilmente financiación”, reconoce Nicolás López, director de análisis de M&G Valores.

Las cosas al otro lado del Atlántico pintan igual que a principios de año. Los expertos consideraban imprescindible para consolidar la recuperación del crecimiento mundial la mejora en los indicadores macro en Estados Unidos. Y lejos de mejorar… la primera economía del mundo se ha encontrado con “un crecimiento ralentizado, el final del segundo plan de relajación cuantitativa y las dudas de la FED acerca de si se pondrá en marcha un tercer plan de estímulo”, reconoce Pérez Frutos. Algo que es necesario “para que los mercados sigan subiendo”, estima José Luis Cava, analista técnico independiente.

Si es cierto que los mercados son indicadores adelantados…parece que sólo queda lugar para el optimismo.