La bolsa americana comienza la sesión con muchas dudas. Tras comenzar con recortes de más del 0,4%, al Dow Jones le han hecho falta apenas diez minutos para comenzar a cotizar plano en los 8.912 puntos. Una ‘indecisión’ que llega provocada por unos resultados mixtos – Morgan Stanley, Wells Fargo o Pfizer, entre otros- y con unas positivas referencias económicas.
Resultados empresariales vs referencias económicas. Cuando éstas últimas dan un respiro…son las cifras de las compañías las que recuerdan que la situación no está del todo bien. De un lado, las solicitudes semanales de hipotecas se incrementaron un 2,8% en la última semana. Fecha en la que también habrían caído los inventarios de crudo – que habrían disminuido en 1,7 millones de barriles diarios. Ante ello intentan reaccionar los índices al otro lado del Atlántico: el Dow Jones permanece plano en los 8.912 puntos. El S&P pierde un 0,30% mientras que el Nasdaq cede un 0,03% y marca en los 1.915 su primer movimiento.

Avalancha de resultados empresariales ‘atacan’ el ecuador de la semana. Y ha sido el sector financiero el que más movimiento ha dado en la preapertura. Comenzando por las cuentas de Morgan Stanley. Perdió 1.260 millones de dólares en el segundo trimestre del año, frente a los 1.060 millones que perdió un año antes. Unas pérdidas que el valor ha justificado por la devolución que ha hecho la entidad de las ayudas del gobierno de Estados Unidos y que penalizan su cotización más del 3,8% de caída, hasta los 27,56 dólares. La misma ‘excusa’ ha dado BNY Mellon. Cede más del 5% tras informar de una caída en su beneficio trimestral por la devolución del dinero de rescate al Gobierno y amortización de algunas inversiones. Un beneficio de 267 millones de dólares que supone un descenso del 11% respecto a las cifras publicadas un año antes.

Más positivas han sido las cifras del gigante bancario Wells Fargo. Incrementó un 47% su beneficio en el segundo trimestre gracias a los resultados de la banca hipotecaria que contrarrestó las pérdidas crediticias. El valor cede más del 5,7% en los primeros minutos de negociación.

En el sector alimentación varias compañías se han confesado ante el mercado. Pepsico ganó 1.660 millones de dólares de marzo a junio, un 2,3% menos que hace un año. La compañía baja un 0,76% en el mercado después de informar que su facturación alcanzó los 10.592 millones de dólares. Cifras que infunden cierto optimismo…como el que ha inyectado la cadena de cafeterías Starbucks. Su beneficio neto alcanzó los 151,5 millones de dólares en el tercer trimestre de su año fiscal, frente a unas pérdidas de 6,7 millones de dólares obtenidas en el mismo período del año anterior. El mercado aplaude sus cifras con una subida de más del 12,6% en la apertura de la sesión.

Alimentos, bancos, farmacéuticos…y el aeronáutico también ha rendido cuentas con sus inversores. De un lado, Boeing ganó 998 millones de dólares. Unas cifras superiores a los 852 millones obtenidos un año antes que se colocan por encima de las expectativas de los analistas. A pesar de ello, la compañía cede un 0,42% y marca los 43,023 dólares. Tendencia más acusada la que muestran las acciones de Delta Airlines. La aerolínea ha superado las expectativas, pero esta vez de pérdidas. La mayor compañía aérea del mundo ha informado de que perdió 257 millones de dólares en el segundo trimestre. Una cifra que se habría visto disminuida hasta los 199 millones en caso de no contabilizar los gastos por la compra de Northwest. Por el momento, pierde más del 2,4% en los primeros minutos de negociación.

Con un 0,75% de penalización cotizan los títulos de Altria. La tabaquera ha informado de un aumento de su beneficio hasta los 1.010 millones de dólares gracias al incremento de la venta de cigarrillos a nivel local y después de informar de unas mejores expectativas para lo que resta de año. Más acusado fue el beneficio de Pfizer que obtuvo 2.261 millones de beneficio al cierre del segundo trimestre, un 18,5% menos que en el año anterior. Un ligero 0,32% es el porcentaje que suman los títulos de la farmacéutica. Sin salir del sector, Eli Lilly registró un beneficio de 1.160 milloens de dólares, un 21% más que el año anterior. Eso sí, las cifras no gustan demasiado a los inversores que penalizan al valor con un 0,26% de caída.