Los reguladores federales están examinado el papel desempeñado por las agencias de calificación crediticia en la crisis del mercado hipotecario. Los críticos con las tres mayores agencias de 'ratings', Standard & Poor's, Moody's Investors Service y Fitch Ratings, afirman que éstas no advirtieron adecuadamente a los inversores del riesgo de los valores respaldados por hipotecas, y señalan que las agencias también son vulnerables por el conflicto de intereses que supone recibir ingresos por parte de las compañías cuya deuda deben calificar. La Comisión Reguladora del Mercado estadounidense (SEC por sus siglas en inglés) "ha iniciado un examen de las políticas y procedimientos de las agencias de calificación '', dijo el portavoz del organismo, John Nester. Este estudio también examinará el significado de los 'ratings', así como los posibles conflictos de intereses de las agencias que dan consejo sobre emisores de deuda hipotecaria y entidades concesionarias de préstamos hipotecarios.