El volumen de inversión inmobiliaria en los mercados internacionales caerá más del 30% en 2008, según el informe "Global Real Estate Capital" de la consultora inmobiliaria Jones Lang Lasalle. Según el informe, 2007 fue un año "récord" con un crecimiento interanual del 8% de la inversión inmobiliaria directa, que alcanzó los 759.000 millones de dólares (479.425 millones de euros). No obstante, este año los altos precios del mercado inmobiliario y las crecientes dificultades para acceder a la financiación bancaria producirán el efecto contrario.
El descenso de la inversión más significativo se producirá en Europa y América, mientras que en Asia no será tan fuerte pese a que no alcanzará las cotas de 2007, añade el informe. En 2007 el 53% de las inversiones que se realizaron en los diferentes países que analiza el estudio fueron nacionales, 400.000 millones de dólares (252.575 millones de euros), mientras que el 47% restantes fueron transfronterizas, 357.000 millones de dólares (225.426 millones de euros). Dentro de las inversiones transfronterizas, el 32% fueron interregionales o dentro del mismo continente. Según el estudio, Estados Unidos, Alemania y el Reino Unido fueron los principales receptores de las inversiones interregionales, aunque registraron un notable descenso respecto al año anterior por la desviación de los inversores hacia nuevos mercados como Japón o Francia. En Europa, la inversión inmobiliaria directa no residencial alcanzó los 333.000 millones de dólares (210.294 millones de euros), el 3,5% más que en 2006, de los que el 63% correspondió a inversiones transfronterizas. Alemania fue el país europeo con mayor porcentaje de actividad transfronteriza, el 70%, seguida del Reino Unido, Francia, Suecia y España. Por el contrario, Noruega, Irlanda y Portugal fueron los países con mayor porcentaje de inversión nacional, que en el caso del primero alcanzó el 97% del total, en el segundo el 95% y en el tercero el 77%. En el continente americano las inversiones inmobiliarias fueron de 304.000 millones de dólares (191.984 millones de euros), el 8% más que en 2006, y el mercado estadounidense absorbió el 93% del total. En Latinoamérica las inversiones crecieron el 80%, hasta los 7.000 millones de dólares (4.421,6 millones de euros), mientras que en Canadá se duplicaron, hasta 16.000 millones de dólares (10.106,52 millones de euros). Las inversiones inmobiliarias no residenciales en la región Asia-Pacífico también registraron un importante crecimiento en 2007, del 27%, y alcanzaron la cifra récord de 121.000 millones de dólares (76.414,3 millones de euros).