El índice de confianza de los consumidores estadounidenses elaborado por la Universidad de Michigan subió finalmente en junio hasta los 70,8 puntos desde los 69 puntos publicados inicialmente. El dato es mejor de lo esperado, ya que el mercado estimaba un dato de 69 puntos.