La economía española crecerá un 3,8% este año y experimentará una desaceleración de un punto el próximo año, hasta registrar una tasa del 2,8%, según las últimas previsiones de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). Las estimaciones de Funcas apuntan a que todos los componentes de la demanda nacional, principalmente consumo e inversión, se desacelerarán, lo que reducirá la contribución al crecimiento de la demanda interna desde 4,4% en 2007 al 3,2% en 2008.
Concretamente, dentro de la demanda nacional, la inversión en construcción crecerá un 4,2% este ejercicio, y sufrirá una importante ralentización el próximo año, hasta establecerse en el 1% . La aportación de la demanda externa será del -0,9% este año y del -0,6% en 2008, de modo que el menor crecimiento de la economía procederá "en su totalidad" de la menor aportación de la demanda nacional. Por su parte, la actividad industrial registrará un crecimiento del 2,7% en 2007 y experimentará una evolución en sintonía con la ralentización esperada de la economía europea, con un crecimiento del 2,2% en 2008. En cuanto a las estimaciones de inflación, Funcas pronostica que se situará en el 2,8% en 2007 y en el 3,1% el año próximo, debido al fuerte encarecimiento de la energía y a la inesperada escalada de los precios de los alimentos, tanto frescos como elaborados. Funcas considera que la economía seguirá creando empleo en 2008, pero a un ritmo mucho más moderado, con un crecimiento del 1,9%, frente al 2,9% previsto para 2007, por lo que el paro repuntará desde una tasa del 8,1% hasta el 8,4%. Del lado de la demanda externa, el déficit por cuenta corriente se ampliará hasta el 9,4% del PIB en 2007 y hasta el 9,5% del PIB en 2008, en un contexto global de desaceleración, ya que todas las señales apuntan a que tanto Europa como Estados Unidos seguirán perdiendo impulso. Tipos y euro Sobre la evolución de los tipos de interés, el informe aventura que no seguirá subiendo el precio del dinero en los próximos seis meses, aunque apunta a que el nivel de los tipos de deuda pública a diez años es demasiado bajo para las condiciones de la economía española. También augura que se mantendrá estable el tipo de cambio del euro, después de que su trayectoria alcista se frenara ligeramente en los últimos días, y valora como "expansiva" la orientación actual de la política monetaria.