Los desequilibrios de la economía mundial, motivados por la dependencia histórica con respecto al consumidor estadounidense, "han tocado techo" y se invertirán a lo largo del próximo año, "reajustando" el crecimiento dentro de cada país en un proceso que podría durar varios años. El departamento de Análisis Global de Merrill Lynch considera en su informe 2008: The Global Macro Year Ahead," que este reajuste será el tema económico dominante de los próximos "tres a cinco años".
Un ajuste que implica que los inversores "deberían tomar posiciones sobreponderadas en compañías orientadas a la exportación de EEUU y en compañías orientadas al mercado interno de otros lugares". En este sentido, el documento pronostica una moderación en el crecimiento de la economía mundial, que pasará a ser del 4,7% en 2008 y 2009, frente al 5,2% previsto para el presente año. La previsión, excluyendo la contribución de EEUU, establece un escenario de crecimiento del 5,6% en 2008 y del 5,4% en 2009, frente al 6% de 2007. EE.UU al borde de la recesion en consumo y con los tipos al 2% Por otro lado, el banco de inversión advierte de que EEUU está "al borde de su primera recesión del consumo desde 1991, que fue la última vez que el mercado sufrió por la confluencia del alto precio de la energía, el debilitamiento del empleo, la deflación inmobiliaria y la restricción del crédito", según explica David Rosenberg, economista jefe para Norteamérica de Merrill Lynch. En concreto, el informe elaborado por la firma financiera espera una fuerte corrección del crecimiento del PIB en Estados Unidos en 2008, situándose en el 1,4%, para recuperarse modestamente al año siguiente hasta el 2%. Además, el banco prevé que los tipos de interés de EEUU se situarán en el 2,5% en 2008 y llegarán a caer al 2% en 2009 para sostener la recuperación. Asimismo, la entidad neoyorquina anticipa que la inflación en EEUU será del 2,8% a finales de año para disminuir en 2008 y 2009 al 2,5% y 1% respectivamente. La eurozona crecerá por encima del 2% y los tipos se mantendrán Respecto al comportamiento de la economía de la zona euro, el informe de Merrill Lynch anticipa una cierta desaceleración en 2008 hasta el 2,1% y un crecimiento del 2,2% en 2009, frente al 2,6% previsto para este ejercicio, aunque el banco afirma que los fundamentales de la economía del bloque permanecen sólidos. En este sentido, la firma considera que la fortaleza de la divisa, el elevado precio del petróleo y las turbulencias del crédito "impiden un crecimiento más rápido". Sin embargo, según el informe, los sólidos fundamentales, incluida la ausencia de desequilibrios, y las políticas monetarias y fiscales favorables, respaldan la fortaleza de la región. Asimismo, el informe de la entidad prevé que la inflación en la zona euro concluirá en el 2,1% este año, para aumentar dos décimas en 2008 y volver a moderarse en 2009 hasta el 2%. Respecto a la política monetaria del bloque de los 13 países que comparten el euro, el banco de inversión pronostica que el Banco Central Europeo (BCE) mantendrá los tipos de interés invariables durante los dos próximos años en el 4% actual. Por otro lado, el documento estima que la economía española sufrirá una pronunciada desaceleración en 2008 en el que crecerá un 2,9%, frente al 3,8% previsto para este año, mientras que para 2009 el pronóstico es el 2,7%. Asimismo, Merrill Lynch prevé que la inflación experimentará un repunte desde el 2,8% previsto para final de este año, hasta el 3,4% en 2008, para regresar al 2,8% en 2009. El petróleo se disparará antes de bajar El informe elaborado por el departamento de Análisis Global de Merrill Lynch considera que el precio del petróleo podría subir más antes de que los gobiernos de los mercados emergentes reduzcan la demanda o la OPEP aumente la oferta. Francisco Blanch, analista jefe de materias primas de Merrill Lynch, señala que la mayor producción y el crecimiento potencialmente más lento "deberían reducir el precio por debajo de los 70 dólares/barril en el último trimestre del año". Sin embargo, el documento prevé que los precios de los metales preciosos deberían continuar subiendo, pero las perspectivas de los metales industriales, salvo el níquel, son negativas. Asimismo, Merrill Lynch prevé una nueva bajada del dólar frente al euro y el yen antes de que inicie una recuperación frente a las monedas de los países del G10, mientras divisas como las de Asia, Oriente Medio y Rusia, continuarán revalorizándose.