El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado la supresión del impuesto sobre el patrimonio como una de las primeras medidas de la próxima legislatura, en caso de que el PSOE vuelva a ganar las elecciones. En su intervención en la conferencia organizada por The Economist, Zapatero también adelantó que, según los cálculos del Gobierno, las cuentas públicas alcanzarán este año un superávit en el entorno del registrado el año pasado, del 1,8% del Producto Interior Bruto, "algo más incluso".
El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, también señaló que "sigue habiendo margen" para una nueva reducción de impuestos en la próxima legislatura, aunque matizó que dicha rebaja deberá hacerse "prudentemente" y siempre sobre la base del "superávit estructural" que logre la economía española. En su intervención, al anunciar la supresión del impuesto sobre el patrimonio, Zapatero señaló que las Comunidades Autónomas, que tienen la competencia sobre el impuesto sobre el patrimonio, se verán "compensadas" por lo que dejen de recaudar con su supresión. Añadió que el impuesto sobre el patrimonio, que pagan un millón de contribuyentes, se ha convertido en un tributo que "recae sobre las clases medias" pero "no sobre las más altas" que "encuentran fáciles mecanismos de elusión". El presidente del Gobierno señaló que el sistema fiscal español es "razonable" y "equilibrado" en comparación con el resto de los países europeos, aunque se puede seguir modernizando y simplificando. "Sólo hay un supuesto", añadió, que ya no responde a esos principios de modernización y simplificación, y es el impuesto sobre patrimonio. En su opinión, este tributo "incide desigualmente en el tratamiento fiscal de los españoles en estos momentos", porque ahora recae sobre todo sobre las clases medias, pero no sobre las altas, que tienen "diversos instrumentos y fáciles mecanismos de elusión". Con la supresión del impuesto en la próxima legislatura, añadió, "garantizamos la igualdad de los españoles" y España se incorporará al grupo de la mayoría de los países europeos, ya que el tributo sólo en otros dos o tres países y en algunos está incluso en vías de supresión. Recordó asimismo que el impuesto sobre el patrimonio se incorporó al sistema fiscal como un tributo "extraordinario" y transitorio, además de complementario del IRPF. Sin embargo, añadió, a la larga ha devenido como un impuesto que no es útil para que la hacienda pública tenga toda la información sobre el patrimonio. José Luis Rodríguez Zapatero consideró que la supresión es además un "estímulo para que en este país no se penalice el ahorro que representa el pago del impuesto". Añadió que aunque muchas comunidades autónomas ya estaban tomando medidas planteando la reducción del tributo, incluso a un tipo del cero, el Gobierno considera "más justo, simplificado y racional que se produzca su supresión". En su intervención, el jefe del Ejecutivo aseguró por otra parte que la deuda pública se reducirá al 34% del Producto Interior Bruto en enero de 2008, cuando el objetivo de conseguir esta cifra estaba marcado para 2010. José Luis Rodríguez Zapatero reiteró en esta intervención que esta legislatura ha sido "la mejor" de la democracia para la economía y las políticas sociales, y celebró que el crecimiento económico esté teniendo un "mejor equilibrio" en su composición.