Audax y Solaria son los grandes ‘animadores’ de la bolsa española este 2018. La compañía catalana dedicada a la generación de energía eólica se revaloriza en lo que va de año un 411%, mientras que la solar se dispara un 116% hasta los 3,53 euros. Entre ambas han elevado su volumen de negociación un 66% en lo que va de año respecto al total de acciones que se intercambiaron en 2017, según los datos de Bolsas y Mercados (BME).

En concreto, Audax negoció 83,5 millones de títulos en todo el pasado ejercicio, mientras que en 2018 llega a las 210 millones de acciones compradas y vendidas, lo que supone un aumento del 150% en sólo cuatro meses de operativa. Distinto es el caso de Solaria, que aún no ha superado el volumen negociado de 2017, cuando llegó a los 146,9 millones de acciones mientras que en lo que va de 2018 llega a los 120 millones de títulos operados. Dicho de otro modo, en menos de cuatro meses está cerca de superar las acciones que se intercambiaron en todo el ejercicio anterior.

“El volumen nos indica el interés de los inversores por una acción concreta. Atendiendo al volumen medio, existen valores de los que se negocian millones de títulos al día, mientras podemos encontrar otros de los que apenas se negocian unos cientos. Es habitual que las acciones de grandes empresas, o de gran capitalización, sean más negociadas que las de empresas más pequeñas o de baja capitalización”, explica Javier Tejedor, jefe de producto trading en SelfBank.

En efectivo, los títulos de Audax han movido en 2018 ya 355,8 millones de euros, mientras que en todas las sesiones celebradas en 2017 movió apenas 48,7 millones de euros, por lo que multiplica por siete veces el capital negociado en bolsa. En el caso de Solaria, en lo que va de año acumula un efectivo negociado de 367,4 millones, lo que supone un aumento respecto a todo el año anterior del 93%.

 

 

Tal es el interés que despiertan las acciones de Audax que en la sesión de ayer negoció más ‘papel’ que valores del Ibex 35 como Endesa, Acciona, Merlin Properties, Cellnex o Bankinter. La compañía que controla y dirige José Elías Navarro negoció 12,8 millones de títulos, mientras que la eléctrica negoció 12,5 millones o el banco 8,4 millones. Solaria también superó durante la sesión de este lunes a compañías del selectivo español, como Meliá Hoteles o Viscofán, con 4,9 millones de acciones negociadas.

Sin embargo, el interés que despiertan ambas compañías ha venido acompañado también de correcciones en su cotización. En el caso de Audax corrige un 25% desde los 3 euros, máximos desde septiembre de 2008, y ahora cotiza a un precio de 2,25 euros por acción. Solaria, por su parte, también corrige un 25% desde los 4,7 euros alcanzados el 26 de marzo, máximos desde agosto de 2008.

Audax, antes Fersa Renovables, está espoleada en el mercado continuo por los rumores que le sitúan en el radar de las inversiones ‘verdes’ que ha anunciado Repsol o una posible fusión con Solaria. Desde la compañía, sin embargo, restan credibilidad a esos rumores y remarcan que lo están haciendo bien y que el sector eólico también se encuentra en un momento boyante, como demuestra la compra de cinco parques eólicos, con una capacidad de producción de 132 megavatios, por parte de Endesa a Gestinver por 1,3 millones de euros. Audax tiene una capacidad instalada de 185 megavatios.

A diferencia de Audax, que ningún analista cubre su día a día en el parqué, Solaria está cubierta por Víctor Peiró, director de de análisis de GVC Gaesco Beka, que recomienda comprar las acciones de la compañía y sitúa el precio objetivo en los 1,8 euros, lo que supone un potencial de caídas del 49% desde los 3,53 euros actuales.

Solaria es el único operador puro en el sector de generación de energía solar en España, incluso en Europa. Para Peiró la energía solar “tiene muchísimo futuro a nivel mundial”, y hace hincapié en que la situación del sector ha mejorado mucho en los últimos años por los bajos costes que supone generar energía a través de placas solares y la estabilidad que tiene en situaciones climáticas como las sequías frente a otras tecnologías como la hidráulica o la eólica.

 

 

Las ganancias de Solaria destacan tras el duro proceso de reestructuración por el que ha atravesado la compañía, transformación que ha sido muy aplaudida por los grandes inversores. “Hace unos años era fabricante y ahora es sólo generadora. Antes fabricaba los equipos y ahora los compra”, puntualiza Peiró, quien recalca que “reestructuraron todo pero aprovechó sus conocimientos en el sector solar. Ahora lo que toca es generar. Aprovecharon ese hueco para hacerlo”.

Audax cerró 2017 con unos beneficios de 7,35 millones de euros frente a las pérdidas por valor de 31,6 millones de 2016. Los ingresos de las operaciones se incrementaron un 20% respecto a 2016, hasta alcanzar los 37,2 millones de euros, mientras que su resultado bruto de explotación (ebitda) llegó a los 25,1 millones, que supone un incremento del 53% respecto a las cuentas en ‘números rojos’ de 2016.

La compañía justificó la mejora en su cuenta de resultados por los mayores precios del mercado de energía (pool) en España, el incremento de la producción debido a la mejor de los rendimientos de la plantas, además de una política de contención de gastos puesta en marcha por el grupo con sede en Barcelona. Sus activos se dividen entre España, Francia y Polonia. Audax tiene cotiza a un PER (ratio precio-beneficios) de 33,12 veces, según los datos de FactSet.

Solaria, por su parte, cotiza con un PER de 41,42 veces y a un precio por valor en libros de 4,94 veces, según FactSet. En cuanto a sus resultados, ganó 15 millones de euros en 2017, un 87% más que en 2016 gracias según la compañía que preside Enrique Díaz-Tejeiro al nuevo modelo operativo centrado en la generación y no en la fabricación de placas solares. La compañía de renovables informó de unas ventas de 31,1 millones de euros, un 96% superiores a las de 2016, y un resultado bruto de explotación (ebitda) de 28,5 millones de euros, un 130% más.