El número uno alemán de la energía E.ON ha anunciado la creación de una sociedad común igualitaria con el grupo ruso STS, que le permitirá entrar al mercado de la energía rusa, en plena privatización. E.ON no ha dado a conocer los detalles financieros de la operación.
El grupo alemán indica en su comunicado que la sociedad común con STS participaría en el proceso de privatización del productor de electricidad TGK-10, entre otras cosas. E.ON, que dispone de importantes reservas financieras, invertiría un total de 2.000 millones de euros en Rusia, y participaría asimismo en la privatización del productor público OGK-5. El grupo alemán ha indicado de forma reiterada que quería convertir a Rusia en uno de sus ejes de mayor desarrollo, especialmente tras el fracaso de su tentativa de compra integral del grupo español Endesa.