La empresa Privado Holding, única accionista del Banco Privado Portugués (BPP), decidió hoy en asamblea general que va a llevar a cabo acciones contra los responsables de los problemas que afectan al banco, actualmente en suspensión de pagos, ya que "no se deben sólo a las razones del mercado", hay otras, indicó Diogo Vaz Guedes, presidente de la empresa.  En conferencia de prensa posterior a la asamblea general, Vaz Guedes calificó los resultados de la compañía de "desastrosos" y consideró que "con toda seguridad, los auditores fueron tan engañados como los accionistas", ya que "Deloitte reconoció que había confianza en la forma como trabajaba la anterior administración del BPP. Desde el año pasado hubo una alteración muy importante en el papel de fiscalización".  Por ello, aseguró que la administración de Privado Holding "va a proseguir con las acciones necesarias para el proceso de responsabilización" de quién estuvo de detrás de los problemas del grupo. Problemas, dijo, que no se debieron "sólo a razones de mercado", como la crisis financiera, sino que hubo "otras razones", y aunque no las avanzó, aseguró que todos los motivos serán aclarados, ya que se está realizando una auditoria mucho más amplia y pormenorizada que hasta ahora.