La bolsa española, en sintonía con el resto de plazas europeas, cedía al mediodía más de un punto y medio porcentual, ya que se dejaba el 1,75% y se situaba en 11.028 puntos, mientras los inversores esperan a la decisión que tome el Banco Central Europeo sobre los tipos de interés.
El rojo tiñe hoy los índices bursátiles del Viejo Continente, ya que los inversores han apostado por las ventas entre miedos inflacionistas y después de que las bolsas de Nueva York cerrasen con una nueva bajada por el temor a que se decreten nuevas subidas de intereses en un ambiente de una clara desaceleración económica. Además, las fuertes pérdidas de Tokio por cuarta sesión consecutiva también han colaborado a que la bajada del precio del crudo quede eclipsada, circunstancia que el mercado ignora hoy mientras espera a que el BCE muestre hacia dónde se moverá su política monetaria los próximos meses, explicaron los analistas consultados.