El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, advirtió este lunes que la crisis del sector inmobiliario, "inevitable y necesaria", no ha concluido y que es preciso preparase para nuevas depreciaciones en los activos de los bancos. "Después de años de alzas de precios que no podían durar para siempre y de prácticas descuidadas de préstamos, una corrección inmobiliaria era inevitable y necesaria", aseguró Paulson en las notas previas a un discurso sobre economía.
La crisis sin duda no ha terminado, puesto que "los compradores van a ser reticentes a invertir. Además, hasta que los inversionistas se sientan seguros de que los precios se han estabilizado, se mantendrán prudentes antes de financiar nuevos préstamos hipotecarios", explicó. "A medida que los mercados reevalúen (los riesgos), no deberíamos sentirnos sorprendidos ni decepcionados si vemos que las instituciones financieras deprecian sus activos", agregó.