El titular del directorio y presidente ejecutivo de Bear Stearns, James Cayne, de 73 años, dejará su puesto a la cabeza de este banco neoyorquino de inversiones duramente afectado por la crisis inmobiliaria en Estados Unidos. Según publica Wall Street Journal, Cayne prevé de todas maneras permanecer al frente del Consejo de dirección del banco y Alan Schwartz, de 57 años, será su sucesor.
El banco neoyorquino de inversiones Bear Stearns, que sufrió un fuerte golpe con la crisis de los créditos 'subprime', registró en el cuarto trimestre una pérdida neta de 854 millones de dólares, lo que representa 6,90 dólares por acción, tres veces más que lo esperado por los analistas. En el ejercicio anual como un todo (cerrado en noviembre), las utilidades del banco cayeron 89% -a 233 millones de dólares-, lo que representa 1,52 dólares por acción, cuatro veces inferior a los 6,69 dólares esperados por los mercados.