El banco neoyorquino de inversiones Bear Stearns, que sufrió un fuerte golpe con la crisis de los créditos 'subprime', registró en el cuarto trimestre una pérdida neta de 854 millones de dólares, lo que representa 6,90 dólares por acción, tres veces más que lo esperado por los analistas.En el ejercicio anual como un todo (cerrado en noviembre), las utilidades del banco cayeron 89% -a 233 millones de dólares-, lo que representa 1,52 dólares por acción,
cuatro veces inferior a los 6,69 dólares esperados por los mercados.