La operadora Deutsche Telekom ha registrado un beneficio neto de 1.058 millones de euros durante el tercer trimestre del año, lo que supone un incremento del 6,8% respecto a los 990 millones logrados en igual periodo de un año antes, gracias a los mejores resultados obtenidos por su división T-mobile. Además, su Ebitda se situó en los 5.132 millones de euros.
El resultado antes de intereses, impuestos y amortizaciones o EBITDA se situó en los 5.132 millones de euros durante el tercer trimestre frente a los 5.099 millones de hace un año, lo que supone una mejora del 0,64%. Los ingresos totales aumentaron a 15.693 millones de euros, frente a los 15.480 millones de hace un año. Los analistas esperaban unos ingresos de 15.680 millones de euros. El negocio de T-mobile registró ventas de 8.694 millones de euros, frente a los 7.979 millones de hace un año, mientras que el EBITDA aumentó a 2.938 millones de euros, frente a 2.682 millones de euros. La previsión era de un EBITDA de 2.820 millones de euros.