Deutsche Telekom ha logrado un beneficio neto en el tercer trimestre de 1.058 millones de euros, frente a los 990 millones de hace un año, gracias a unos resultados mejores de lo previsto de su división T-mobile. El resultado ha sido superior a los 803 millones de euros que de media esperaban por los diez analistas. El EBITDA (resultado antes de intereses, impuestos y amortizaciones) ha subido a 5.132 millones en el periodo de tres meses, desde 5.099 millones hace un año, por encima de los 4.977 millones esperados.
Los ingresos totales han aumentado a 15.693 millones de euros, frente a los 15.480 millones de hace un año. Los analistas esperaban unos ingresos de 15.680 millones de euros. El negocio de T-mobile ha registrado ventas de 8.694 millones de euros, frente a los 7.979 millones de hace un año, mientras que el EBITDA ha aumentado a 2.938 millones de euros, frente a 2.682 millones de euros. La previsión era de un EBITDA de 2.820 millones de euros.