Cajamar Caja Rural obtuvo un beneficio neto de 73,1 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa una caída del 25% con respecto al mismo periodo del año pasado por la mayor dotación a provisiones, informó hoy la entidad. En concreto, Cajamar Caja Rural realizó dotaciones acumuladas a pérdidas por deterioro de activos financieros hasta septiembre por importe de 170,8 millones de euros, un 86,6% más que el año anterior. La tasa de morosidad se situó a cierre de septiembre en el 4,41%, superior al 3,69% que alcanzaba a finales de 2008 pero en línea con respecto al trimestre anterior, merced a la "buena labor" realizada en materia de gestión y recuperación de impagados y a la vigilancia "extrema" por la calidad crediticia en la concesión de nuevas operaciones, lo que le permite mantener una tasa de morosidad por debajo de la media del sector de las cajas, indicó la entidad.