El consenso está de acuerdo; la primera subida de tipos de interés en Estados Unidos desde 2007 está cada vez más cerca. Nadie sabe muy bien en qué momento exacto se va a producir aunque con casi total seguridad será este mismo año.
La FED comenzó a bajar los tipos a finales de 2007, cuando ya se atisbaba el problema de las subprime. En aquel momento el precio del dinero se encontraba en el 5.25%. En sólo un año, en diciembre de 2008, la autoridad monetaria estadounidense tomó una decisión histórica; la situación lo requería. La Reserva Federal, que en aquel momento estaba en manos de Ben Bernanke, decidía llevar los tipos cerca del 0%.

Tipos de interés en EEUU


Luego vendrían los tres programas QE, lo que ha dado lugar a una expansión del balance de la FED de más de 4 trillones -billones europeos- de dólares. Y, al mismo tiempo, esa barra libre de liquidez ha tenido como consecuencia seis años consecutivos de subidas en las bolsas de ese país. El S&P 500, por ejemplo, se ha apreciado ya más de un 200% en este tiempo.

La preocupación de los expertos ahora, cuando todo ese panorama de expansión cuantitativa y dinero gratis está a punto de firmar sus últimos días de vida, es saber cómo va a afectar a los mercados.

El estratega jefe de Gateway Investment Advisers, de Natixix Global AM, acaba de publicar una nota para sus clientes en la que establece tres estrategias, tres pasos, que los inversores deberían seguir para adaptarse a esta nueva fase del ciclo económico, monetario y bursátil.

David Jilek afirma que, “tanto si creemos que la FED lo está haciendo bien, o no, la decisión de comenzar la normalización de los tipos va a tener importantes implicaciones para los inversores. Una de ellas será que tendrán que ajustar la asignación de activos de sus carteras para poder cumplir con los objetivos a largo plazo que se han impuesto”. En su opinión, estas serían las tres formas:

1- Preferir la renta variable frente a los bonos. Afirma que la subida de los tipos es un síntoma de mejora de la economía, “una continuación del buen entorno macroeconómico que ha permitido la subida de las bolsas en los últimos años”, afirma el experto. Por eso cree que los inversores de largo plazo deberán seguir apostando por la renta variable.

2- Apostar por la renta fija, aunque evitando los vencimientos de corto plazo. Explica que las divergencias de la FED con los otros grandes bancos centrales del mundo ha aumentado la demanda de treasuries de largo plazo. Cree que la subida de los tipos afectará a los tramos cortos de la curva de tipos.

3- Aprovecharse de la volatilidad de las bolsas mediante venta de opciones, en lugar de bonos. En su opinión, el aumento de la volatilidad tiene su reflejo en las primas de las opciones.

Si quiere acceder a más análisis sobre el mercado estadounidense, pinche aquí.