Con carácter general, según consta en la página web de la Agencia Tributaria, la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas se presenta de forma individual. No obstante, las personas integradas en una unidad familiar, pueden optar, si así lo desean, por declarar de forma conjunta, siempre que todos sus miembros sean contribuyentes por este impuesto.

¿Quiénes pueden presentar la declaración conjunta?

A efectos del IRPF, existen dos modalidades de unidad familiar. Se considera una unidad familiar el matrimonio integrado por los cónyuges no separados legalmente y, si los hubiere, los hijos menores, con excepción de los que, con el consentimiento de los padres, vivan independientemente de estos. También se incluyen hijos mayores de edad incapacitados judicialmente sujetos a patria potestad prorrogada o rehabilitada.

En ausencia de matrimonio o en los casos de separación legal, es unidad familiar la formada por alguno de los progenitores y la totalidad de los hijos que convivan con uno u otro y reúnan los requisitos señalados para la modalidad anterior. Esto supone que cualquier otra agrupación familiar distinta de las anteriores no constituye unidad familiar a efectos del IRPF.

En el caso de las parejas de hecho solo uno de sus miembros puede formar unidad familiar con los hijos que reúnan los requisitos anteriormente comentados y, en consecuencia, optar por la tributación conjunta. El otro miembro de la pareja debe declarar de forma individual. El mismo criterio es aplicable en los casos de separación o divorcio con guardia y custodia compartida.

Asimismo, nadie podrá formar parte de dos unidades familiares al mismo tiempo, mientras que la determinación de los miembros de la unidad familiar se realizará atendiendo a la situación existente el día 31 de diciembre de cada año.

¿Cómo hacer la declaración conjunta?

Si se desea hacer la declaración de manera conjunta, se manifiesta al presentar la declaración del Impuesto sobre la Renta correspondiente al ejercicio respecto del cual se opta. Una vez ejercitada la opción, sólo podrá modificarse dentro del plazo reglamentario de presentación de declaraciones.

No vincula a la unidad familiar para ejercicios sucesivos pero si abarca obligatoriamente a todos los miembros de la unidad familiar. Es decir que si uno cualquiera de los miembros de la unidad familiar presenta declaración individual, los restantes miembros deberán utilizar este mismo régimen de tributación.

Características generales de la declaración conjunta

El régimen de tributación conjunta presenta una seriede características generales:

  • En primer lugar, para determinar la existencia o no de la obligación de declarar, el importe de las rentas, la base imponible y liquidable y la deuda tributaria, se aplicarán, con carácter general, las reglas de tributación individual, sin que proceda (excepto en las reglas especiales comentadas a continuación) la elevación o multiplicación de los importes o límites en función del número de miembros de la unidad familiar.
  • Todos los miembros de la unidad familiar quedarán sometidos al impuesto conjunta y solidariamente, de forma que la deuda tributaria, resultante de la declaración o descubierta por la Administración, podrá ser exigida en su totalidad a cualquiera de ellos.
  • Se aplica las mismas escalas de gravamen (general y autonómica o complementaria) que para la tributación individual.
  • Salvo en los casos expresamente previstos en la normativa del impuesto, la declaración conjunta no supone la ampliación de ninguno de los límites que afectan a determinadas partidas deducibles.
  • Las partidas negativas de períodos anteriores no compensadas por los contribuyentes componentes de la unidad familiar pueden compensarse con arreglo a las normas generales del impuesto, con independencia de que provengan de una declaración anterior individual o conjunta.

Reducciones y deducciones en declaración conjunta

Los límites máximos de reducción previstos por aportaciones a los distintos sistemas de previsión social, serán aplicados individualmente por cada mutualista o partícipe integrado en la unidad familiar. La cuantía del mínimo por contribuyente será de 5.550 euros anuales, con independencia del número de miembros integrados en la unidad familiar. No obstante, para la cuantificación por edad y discapacidad se tendrán en cuenta las circunstancias personales de cada uno de los cónyuges.

Se establece una reducción en la base imponible de 3.400 euros anuales por tributación conjunta en la modalidad de unidad familiar compuesta por matrimonios no separados legalmente.

En el caso de unidades familiares compuestas por el padre o madre no casado, viudo o separado legalmente con los hijos menores, o mayores incapacitados judicialmente sujetos a patria potestad prorrogada o rehabilitada, que convivan con él o con ella, se establece una reducción de 2.150 euros anuales (no será aplicable si el contribuyente convive con el padre o la madre de alguno de los hijos de la unidad familiar).

¿Cuándo resulta más interesante hacer la declaración conjunta?

Aunque lo más recomendable es utilizar alguno de los simuladores a disposición del contribuyente para saber qué alternativa resulta más conveniente en cada caso concreto, como norma general resulta interesante hacer la declaración conjunta para los matrimonios en los que uno de los cónyuges no recibe ingresos o, si los recibe, son muy bajos y no superan el importe de 3.400 euros (reducción por tributación conjunta), según EFPA,  la Asociación Europea de Asesoría y Planificación Financiera en España. También resulta recomendable para las familias monoparentales, cuando los hijos no perciben rentas.

En la mayoría de los casos en los que ambos miembros del matrimonio trabajan hacer la declaración de la renta de forma conjunta ya no resulta tan interesante. Y es que el mínimo personal del IRPF es el mismo que por separado (5.550 euros), con independencia del número de miembros que integran la unidad familiar. Además, el importe total de las reducciones de la base imponible en la declaración conjunta quedaría por debajo de los 11.100 euros de dos declaraciones individuales.

Si el matrimonio tiene una hipoteca a medias sobre la vivienda habitual con derecho a deducción por haber sido adquirida antes del 1 de enero de 2013, es más conveniente hacer la declaración por separado, ya que la base máxima de la deducción es por declaración.

Otra de las dudas más frecuentes a la hora de realizar la declaración de la renta es si conviene o no incluir a los hijos en ella. La respuesta es que la reducción del mínimo por descendientes es la misma en tributación conjunta y en tributación individual. En este último caso, el mínimo por descendientes se prorratea entre ambos cónyuges.

Herramientas y análisis independientes

En Estrategias de Inversión hemos desarrollado una serie de herramientas y análisis independientes con los que podrás  beneficiarte en tus inversiones  mejorar tu operativa y ayudarnos a seguir siendo independientes.

En el área Premium, encontrarás la selección que nuestros analistas han hecho sobre los sectores y acciones más cistas en bolsa y que se comportan mejor en este momento. Además de Herramientas para invertir a corto, medio y largo plazo.
 

Suscríbete ahora  por menos de 5 euros al mes  y  tienes 15 días para probarlo. Podrás cancelarlo sin ningún tipo de compromiso en caso de que no se ajuste a tus expectativas.

Hoy más que nunca, es el momento de apoyar los servicios que utilizas habitualmente y nos ayudarás a seguir siendo independientes.

Quiero Colaborar