Luisa Fuster es miembro del Foro de Expertos del Instituto Aviva de Ahorro y Pensiones. En esta entrevista con Estrategias de Inversión, la experta explica que el sistema actual del sistema de pensiones no es sostenible en el largo plazo, aunque cree que hay tiempo suficiente para cambiarlo. 
 
Luisa Fuster


En los últimos años el Estado ha tenido que retirar más de la mitad de la llamada “hucha de las pensiones” para pagar las pensiones. Si la economía continúa con el actual ritmo de recuperación ¿para cuántos años nos podrían durar estos ahorros?
 Es verdad que se han publicado estudios recientemente, como el de la consultora Towers Watson, en los que se estima que el Fondo de Reserva se agotará en los próximos 5 años si continuamos con niveles similares de desempleo. Sin embargo, lo realmente importante es que el Fondo de Reserva está cumpliendo la función para la que se diseñó y que la reducción de su saldo durante la crisis actual no debería ser motivo de alarma ni anuncia una inminente quiebra de la Seguridad Social. La reducción del Fondo ha de verse como un fenómeno del que estar pendiente en relación a la sostenibilidad a largo plazo del sistema de pensiones, uno de los grandes retos de nuestro país.
 
Teniendo en cuenta el actual ritmo de envejecimiento de la población de nuestro país, ¿qué cantidad de trabajadores en activo serían necesarios para que el actual sistema fuera sostenible?  Estudios recientes sobre el impacto de la reforma de 2011 y de la implantación del índice de revalorización de las pensiones en 2013  y del factor de equidad intergeneracional (sostenibilidad),  concluyen que el sistema de pensiones sería sostenible a medio plazo. Sin embargo, la sostenibilidad a largo plazo no está garantizada porque la jubilación de las cohortes del ‘baby boom’ supondrá un enorme cambio demográfico que disminuirá considerablemente el ratio de cotizantes/pensionistas del sistema a partir del año 2030. Incluso bajo el supuesto de pleno empleo, el sistema será deficitario en 2050 y no será sostenible. Por ejemplo, el trabajo de Alfonso Sánchez (2014) pronostica un déficit de la seguridad social del 2% del PIB bajo el supuesto de un incremento del flujo migratorio pero utilizando ingresos generales para financiar parcialmente las pensiones.
 
En estas condiciones, ¿considera que es necesaria una reforma? Las proyecciones muestran que bajo escenarios demográficos y económicos razonables, las reformas recientes conseguirán que el sistema sea sostenible a medio plazo. Gracias a ello tenemos un margen de tiempo para reformar las pensiones públicas no solo para que sean sostenibles a largo plazo, sino para que sean un instrumento útil para financiar la jubilación.
 
Volviendo al tema de la posible reforma ¿por qué senda debería ir?  Deberíamos seguir reformando el sistema para que los incentivos a jubilarse tarde fuesen adecuados, penalizando la jubilación temprana  y favoreciendo la jubilación tardía como se lleva a cabo en otros países como Suiza o EEUU.  Es interesante estudiar el caso de reformas hacia sistemas de cuentas nocionales como el introducido en Suecia.
 
¿Considera que debería asumirse que es necesaria la entrada en funcionamiento de un sistema en el que se complemente la pensión pública con una privada? En el futuro, a pesar de las reformas llevadas a cabo, la cuantía de la pensión pública no será suficiente para financiar el período de jubilación por el aumento de la esperanza de vida. Necesitamos aumentar el ahorro privado para la jubilación sin lugar a dudas.
 
En su opinión, ¿qué papel deben jugar las empresas en esta nueva fórmula? Los planes de pensiones individuales en España tienen las mayores comisiones de gestión en relación a países de nuestro entorno. El mercado no funciona bien y es necesaria una regulación por parte del gobierno.
 
¿Cree que la sociedad española está preparada para asumir un modelo mixto? Las pensiones públicas en España han sido muy generosas hasta ahora, con una tasa de reposición media del 80%- Este modelo llegará a su fin por los cambios demográficos que experimenta nuestra sociedad.  Para preparar a la sociedad a este cambio de modelo hay que informar claramente sobre la cuantía de la pensión pública que recibiremos bajo el actual sistema. También hay que proporcionar los incentivos a ahorrar en instrumentos para la jubilación.
 
¿En qué tipo de sistemas están pensando? Hay quienes piensan en la mochila austriaca, en el sistema chileno o australianos…  ¿Cuál de ellos sería más apropiado para nosotros? Los sistemas capitalizados pueden tener una administración costosa como parece ser el caso de la chilena. Por otro lado, el mercado de fondos de pensiones en España con sus altas comisiones de gestión muestra signos de ser poco competitivo lo que contrasta con la situación del mercado australiano donde hay un gran número de administradoras de fondos.  Posiblemente en España la reforma se podría encaminar hacia un sistema de cuentas nocionales que proporcione los incentivos correctos de jubilación al depender la pensión individual de las cotizaciones realizadas a lo largo de toda la vida laboral.
 
¿Cree que sería posible forjar una reforma en el que las pensiones se financiaran solo desde el ámbito público? Hasta ahora solo hemos conseguido llevar a cabo reformas para sostener el sistema actual. Dichas reformas tienden a reducir la pensión media por lo tanto en el futuro la pensión pública necesitará un complemento de ahorro privado para la jubilación.
 
¿Qué le parece la sugerencia de que se financien con impuestos?
El problema claramente es que el aumento de la presión fiscal repercute negativamente en el crecimiento económico, tanto si se produce aumentando las cotizaciones sociales o aumentando otros impuestos.
 
¿Qué opina del actual sistema de incentivos fiscales al ahorro para la jubilación? Los incentivos deben ser  favorables a cambiar el comportamiento de ahorro de nuestra sociedad. Creo que deberían existir incentivos fiscales para cualquier tipo de instrumento de ahorro a largo plazo.
 
¿Considera que las fuerzas políticas españolas tienen la capacidad de llegar a un acuerdo dentro del pacto de Toledo o considera que hay demasiados intereses partidistas como para arreglar este tema? Es muy difícil contestar a esta cuestión en el momento en que nos encontramos cuando no se puede formar un nuevo gobierno. Creo que sería necesario renovar el Pacto de Toledo para diseñar las pensiones del futuro y es posible que desde Europa presionen a nuestras fuerzas políticas.  

QUIZÁ LE INTERESE LEER:

Tres de cuatro españoles están preocupados por la jubilación y sólo el 30% ahorra
¿Estamos seguros de que no necesitamos un plan de pensiones?
Spain is different también para la jubilación
¿Cuánto debe ahorrar para mantener su nivel de vida durante la jubilación?