“Estamos ante una sesión muy complicada que está a expensas de la apertura de Wall Street”, asegura Álvaro Blasco, director de Atlas Capital. Destaca que lo que prima ahora son los resultados empresariales y los de General Electric – los desencadenantes de la nueva ola de pesimismo en el mercado- “no gustaron nada”. Blasco señala que se trata de una compañía presente en muchos sectores y zonas geográficas y de ahí el pesimismo con el que se recogieron sus cifras. De seguir los retrocesos, Álvaro Blasco asegura que “el nivel de los 13.000 puntos está en peligro”.
La sesión se presenta complicada y muy volátil, de manera que tampoco puede descartarse un cierre en positivo, aunque “lo más probable es un cierre en negativo”. Álvaro Blanco entiende que si el Ibex 35 pierde la cota de los 13.000 puntos pueden ocurrir dos cosas: que entre dinero en ese nivel o que el selectivo se vaya a cotas más bajas: hacia los 12.700-12.750 puntos. Zona, ésta última donde “debería entrar dinero”. Sector inmobiliario-constructor Respecto al sector constructor-inmobiliario, que se ha despertado con la suspensión de cotización de AISA –aunque de momento no presenta concurso de acreedores- el director de Atlas Capital entiende que “nos quedan muchas sorpresas negativas por ver en el sector”. En todo caso, cree que hay que estar muy a la expectativa con compañías como Acciona, FCC o ACS. Empresas que están muy diversificadas, que han crecido mucho fuera a nivel servicios, “que están bastante vacunadas y que han descontado mucho de lo malo”. Por ello no ve, llegado el momento, demasiado peligro invertir en ellas, siempre contando con que cualquier noticia negativo puede castigarlas sin ningún tipo de discriminación. Grifols, Repsol y recomendaciones Blasco considera que Grifols es un valor que lo esta haciendo muy bien en 2008 y que “se puede apostar por él”. Respecto a Repsol considera que muestra una situación complicada porque, “mientras el sector está fuerte a nivel mundial la compañía española no termina de despegar”. Algo que – a su juicio- tiene que ver con el hecho de que sus activos latinoamericanos no terminan de valorarse bien por un mercado que ve cierta incertidumbre en que se cumplan algunos de los contratos que tiene con algunos de esos países. Si hablamos de recomendaciones, este director de Atlas Capital, cree que hay que estar en compañías europeas “porque las dividas no está muy claro cómo se van a mover”. Apuesta por el sector eléctrico (RWE e Iberdrola), por las telecomunicaciones –más ahora con el castigo sufrido- (Telefónica). Además, cree que se puede mirar a los bancos “aunque con respeto” porque podrían sufrir algo más y porque sus resultados se mirarán con lupa. Aquí es positivo con Santander o BNP Paribas.