El S&P 500 camina al borde del abismo, o eso es al menos es lo que opinan los expertos de Credit Suisse. Los expertos técnicos de la firma suiza acaban de publicar una nota que recogen en Business Insider en la que explican que el índice podría estar formando un techo importante.
En opinión de estos analistas, si el S&P 500 cae por debajo de la zona de 1.820 puntos, podría sufrir una fuerte caída lo que significaría un indicador de que el índice ha alcanzado un máximo. En estos momentos, el selectivo está alrededor de 1890 puntos.

Explican que hay toda una serie de indicadores que señalan a una situación de deterioro del mercado de renta variable estadounidense. De entre todos destacan la formación de un cruce de la muerte, que ocurre cuando la media de 200 sesiones y de 50 sesiones se cruzan. Se trata de una formación muy bajista.

También explican que se ha producido una ruptura de la tendencia alcista de medio plazo y, además, los volúmenes de los mercados están cayendo. Además, afirman que “hemos estado esperando que el índice vuelva a intentar tocar los mínimos de agosto en 1.867 y el soporte de medio plazo en 1820, que coinciden con los mínimos de octubre de 2014.

Afirman que “hay varios sectores principales que están perdiendo soportes principales y ahora parecen muy vulnerables, creemos que el riesgo de que se haya formado un techo principal ha crecido mucho”.

Estas son las indicaciones del analista con respecto al índice:

“Por debajo de 1.867 puntos deberíamos esperar un riesgo de que el precio se fuera a la línea de soporte de 1.832 puntos. Debajo de esa zona deberíamos decir que se ha completado un máximo importante y que nos adentramos en una tendencia bajista. Si se produjera deberíamos tener un objetivo inicial de 1.738, por debajo de los mínimos de 2014, lo que implicaría una caída de un 38,2% de la subida producida desde 2011 a 2015.”

El experto termina señalando que en ese punto deberíamos esperar que el índice se mantuviera un poco en ese nivel y que una ruptura nos llevase a la zona de 1.575 puntos, lo que implicaría un retroceso de un 38,2% de la subida experimentada entre 2009 y 2015.

S&P 500


QUIZÁ LE INTERESE LEER: Goldman Sachs prevé un retorno negativo del S&P 500 este año.