El mercado de divisas ha sido protagonista con un euro-dólar que ha rebasado la zona de 1,20 después de una reunión de Jackson Hole en la que los banqueros  centrales no dijeron nada. Hablamos de ello con Raúl Álvaro, de iBroker.

Tras haber pasado el nivel de 1,20, el euro dólar ha corregido hasta los 1,18 dólares. ¿Cree que veremos niveles superiores ha hecho techo?

Es la gran pregunta y desde luego creemos que sí es factible. Si lo miramos desde el discurso de Draghi en Sintra, que provocó la salida del par del lateral en el que llevaba desde 2015, es probable que pueda alcanzar ese nivel. si Bastante preocupación tenía el BCE con la inflación es otro quebradero más porque como estamos viendo las exportadoras se encarecen, lo que hace que el crecimiento sea menor y la inflación, por tanto , disminuya. Y eso es lo último que quiere el BCE. De hecho, el último dato de inflación es el 1.3% y hemos visto durante el verano la correlación que hay entre los principales índices y la fortaleza del euro.

Entonces, vemos factible porque Alemania está cómoda con un euro en estos niveles, creemos que puede ir aa 1,25 pero eso si puede generar un deterioro de la actividad económica en Europa.

Con 1,20 hay un quebradero de cabeza y con expectativas de 1,25 e incluso 1,29 que nos han hablado desde un punto de vista técnico ¿lo ven factible?

1.29-1.30 no hay nada descabellado pero creo que desde que se rompieron resistencias en 1.13-.1.15 era factible alcanzar los 1.20. Pero este nivel es bastante importante, la vela diaria del martes es bajista y la presión vendedora es evidente. Ahora lo normal es un pequeño retroceso que estamos viendo y lo lógico es verlo caer a 1.1820-1,1860 e incluso no es descarable 1.173. Para ver esos niveles habría que romper muchas resistencias.

¿Estamos en un entorno donde el euro es la divisa fuerte y el yen la débil?

Si y no, matizaría. El euro es la divisa fuerte, es evidente pero bueno la divisa que mejor comportamiento ha tenido en este verano es la corona sueca. El dólar se ha visto debilitado por lo mismo, Donald Trump y su imposibilidad de sacar sus políticas adelante y si vemos la relación que hubo después de la crisis de Lehman Brothers entre los Bancos Centrales fue el dólar el vencedor respecto al BCE. Y ahora pasa algo similar, la FED se encuentra cómo da con un dólar débil mientras que el BCE cada vez está más incómodo con el euro fuerte. Además, también vemos que el índice dólar está en mínimos de 2015 y con la correlación inversa entre materias primas y billete verde también hemos visto un comportamiento del dólar canadiense y australiano.

Y en cuanto al yen, sí es cierto que el par se está debilitando, Japón ha tenido su mejor crecimiento en los últimos años pero todavía tiene inflación por debajo del objetivo. Por política monetaria no esperamos nada del Boj. El Euro-Yen ha pasado los 130 y si pasa los 132 sería una buena noticia para los que tengan hipotecas multidivisas.

No se espera movimiento alguno del BoJ sin embargo los datos en Japón son positivos como no lo son en Reino Unido, que es una de las pocas economías que se está debilitando. ¿Qué espera para la libra?

La última reunión del BoE fue catastrófica para la libra porque no se habían subido tipos de interés y no había intención de subirlos y además, las palabras de Carney hablando de que las previsiones de crecimiento se tendrían que revisar a la baja no ayudó. Y luego hay otro foco de atención, estamos viendo que Bruselas tiene una posición dura en las negociaciones y está pidiendo que clarifique ciertos puntos como fronteras con Irlanda o el régimen de los ciudadanos. Esto es un punto que debilita a la libra.  El euro se encuentra en máximos de 8 años, en 0.92-0.93, de romperlo se iría a 0.95 y mientras esté por encima de 0.90, la perspectiva alcista sigue siendo bastante clara y estamos a un 8-10% de la paridad, que eso ya son palabras mayores.

Y el Bitcoin… en máximos

Si, es cierto. Tenemos en 4.700 dólares y volumen de negocio de criptodivisas en 150 millones de dólares, el verano les sienta estupendamente y la burbuja continúa pero sobre lo que recalcaría son los catalizadores que ha tenido para llegar a estos niveles: que el bitcoin ha tenido una escisión en el bitcoin cash para incrementar la rapidez de las transacciones, eso ha hecho que sea un impulso para el bitcoin adicional y que supere la resistencia de los 3.000 dólares y luego el papel como valor refugio. Cumple dos requisitos para que funcione bien en ese papel: es una divisa descorrelacionada, con lo que actúa bien en cartera, y es una divisa deflacionista. Hay un número limitado de bitcoins y a mayor demanda, mayor valor.