Nos aproximamos al ecuador de este 2017, marcado por los riesgos, pero también por la mejora macro, tratamos de arrojar algo de luz sobre los mercados con Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG.

Más allá de las salidas de fondos y a pesar de Trump, Wall Street sigue plantando cara a Europa. ¿Queda potencial?

Yo creo que no mucho. Tenemos al S&P 500 por encima de los 2.400 puntos, que era la resistencia clave, pero no acaba tampoco de superarla con claridad. Sólo el Nasdaq sí que tiene una inercia alcista mucho más clara.

Para mí no hay mucho más potencial en Wall Street. Más o menos S&P y Dow Jones acumulan una subida del 6% en lo que llevamos de año. Dudo mucho que en la segunda mitad del ejercicio vayamos a repuntar otro 6%-8% y completar un 2017 bueno bursátil.

Se sabe además que hay una salida de fondos de Estados Unidos buscando Europa. Europa es la región de moda este año, si bien es cierto, que Wall Street tampoco acaba de corregir.

Tenemos una volatilidad mínima, muy pegados a máximos, ahora ligeramente por encima de los mismos. No veo subidas de un 5%-10% adicional desde estos niveles en los próximos meses.

¿Qué opinas de los bajos niveles de volatilidad? ¿Exceso de complacencia o justificados?

Llevamos con esta volatilidad mucho tiempo. A mí me sorprende. Yo creo que tenemos catalizadores encima de la mesa con un potencial muy claro para que fuera mayor y no es así, sigue en mínimos, los movimientos diarios son muy pequeños. Para los traders intradía está siendo un año horrible, porque no se están pudiendo aprovechar de movimientos de swing trading y este tipo de operativas. Y esto, tal vez, en algún momento dado explote

Normalmente, fases de volatilidad tan bajas y tan prolongadas no son muy frecuentes, y es posible que, en un momento dado, se encienda una mecha (yo veo varios catalizadores) y tengamos un fuerte aumento de la volatilidad que, posiblemente, vendría asociado a una caída muy grande del mercado.

Vea también: "Si llega la corrección es para comprar, no un techo de mercado"

En el Viejo Continente, el Ibex es uno de los índices más adelantados. ¿Qué niveles maneja para el selectivo de cara a la segunda mitad del año?

Tenemos una resistencia clara, no sólo en el Ibex sino en toda Europa, que son los máximos del 8 de mayo, cuando se conoció que Macron había ganado las elecciones en Francia. En el selectivo español están aproximadamente en los 11.250 puntos.

Asimismo, hay un soporte muy claro, los mínimos también de hace dos semanas, cuando las cosas comenzaron a empeorar con esa comisión de investigación que se abrió en Estados Unidos sobre Donald Trump, que yo creo que es uno de esos catalizadores con una capacidad de impacto bajista muy clara. Nivel que en el Ibex estaría en la zona de los 10.500-10.600.

Y en la parte intermedia de ese rango nos encontramos prácticamente ahora mismo. A la misma distancia del soporte que de la resistencia.

¿Cuáles son los principales lastres del índice? ¿Y en que se puede apoyar para salvar por fin los 11.000 y mirar más allá?

El selectivo español ha subido en la primera mitad del año un 16%. Es un comportamiento excelente, muy por encima del que yo esperaba. Creo que el potencial del Ibex también se va agotando, yo no veo de ninguna manera que en el segundo semestre vayamos a escalar otro 16% y completar el ejercicio con ascensos del 32%.

El techo del índice para 2017 por encima de los máximos que hemos tocado en los 11.250 no está muy allá.

Tenemos varios catalizadores negativos. El asunto de la comisión de investigación sobre Trump, Brasil también es una preocupación, una posible inestabilidad política con una moción de censura al Gobierno actual, las elecciones en Italia, las de Reino Unido, las de Alemania, lo que está ocurriendo en Corea del Norte… Tenemos muchas cuestiones encima de la mesa, no podemos olvidar a China, con unos datos macro cada vez peores.

Hay una serie de factores que ahora mismo están pasando desapercibidos pero que todos ellos tienen un potencial bastante negativo, basta con que dos o tres de ellos empiecen a recibir más atención por parte de los inversores para que sí que se produzca esa corrección, que yo esperaba hace tiempo.

Vea también: China da señales de alarma y vuelve a la palestra

Banco popular se asoma cada vez más peligrosamente al precipicio, ¿caerá? ¿Qué significaría un rescate para el resto del sector financiero?

Ahora mismo no estamos cerca de una operación de rescate. Aunque es verdad que el Banco Central Europeo (BCE) está empezando a asustarse un poco y le está vigilando más de cerca. Desde hace meses, tenemos sobre la mesa la opción de que otro banco lo compre y se ha hablado de prácticamente todos ellos, de Banco Santander, BBVA o Bankia. Pero, sin embargo, es una operación que tampoco acaba de acercarse, no pasa de la simple rumorología.

Con Popular claramente va a pasar algo, no resiste en su propio pie, no sabemos qué va a ser y creo que tampoco estamos cerca de una solución. La del rescate parece menos probable que la posible compra por parte de otra entidad, pero es verdad que los candidatos para hacerse con el banco no están demasiado cerca tampoco de hacerlo.

¿Qué esperas de las reuniones de BCE y Reserva Federal (Fed) de este mes de junio?

Empezando por la Fed. Hace una semana se daba por hecho que iban a subir los tipos de interés. Después, viendo que los datos macro americanos no mejoran y, sobre todo, ante la inestabilidad política, aunque oficialmente no vigila este frente, extraoficialmente sí que lo hace… La duda es si va a incrementar los tipos o va a esperar a que se enfríe un poco esta cuestión. Si no sube los tipos en junio lo hará en las siguientes reuniones.

En lo que respecta al BCE, esta semana Reuters filtró una información que apuntaba a un endurecimiento de su mensaje. Draghi no iba a ser más complaciente con que los tipos se van a mantener en este nivel mucho más tiempo, o por debajo. No va a mover ficha, pero sí que su lenguaje iba a ser más duro monetariamente hablando. Me parece posible. El BCE solo tiene un mandato, que es vigilar la inflación, y ésta ahora mismo no se está acelerando, no es una amenaza, pero, de nuevo, extraoficialmente se preocupa por muchas más cosas, por la enorme cantidad de dinero que ha inyectado ya, la fuerte subida de los mercados, también un poco la cotización del euro… Creo que es posible que endurezca moderadamente su discurso, pero tampoco esperamos grandes sorpresas

Vea también: El sector tecnológico y teleco español a la vanguardia