Los datos de IPC de Junio en todo el mundo han puesto de manifiesto las consecuencias de la subida del precio del crudo y los alimentos. Un dato en el que España coincide con Estados Unidos al alcanzar un nivel de 5 por ciento al final del mes anterior y en el que superamos al del conjunto de la zona Euro, que registra un 4 por ciento. De este grupo de países, sólo Bélgica alcanza cotas más altas, con un 5,8 por ciento. Fuera de Europa y Estados Unidos las cifras no son mejores. Brasil llega al 6.1, China le supera en un punto completo con 7.1 por ciento y Rusia entra a formar parte del grupo con índice de inflación de dos dígitos, junto con Turquía, Indonesia, Arabia Saudí o Sudáfrica.
El record, sin embargo, lo ostenta sin duda Zimbabue, donde el índice de inflación se sitúa en 2,2 millones por ciento. No es una broma. El gobierno del país acaba de emitir un billete de 100.000 millones de dólares http://news.icm.ac.uk/business/12-trillion-zimbabwe-dollars-for-1/584/ para hacer frente a tan gigantesco incremento de precios. Aún pareciendo alarmante, visto desde otro punto de vista un alto nivel de inflación puede ser una buena noticia, si posicionamos nuestra inversión en productos referidos al incremento de precios. BBVA Gestión y Caixa Tarragona Gestio son dos de las entidades que lo han entendido así. BBVA lanzó el pasado mes de Junio el fondo BBVA INFLACION, un garantizado que asegura el 100 por cien de la inversión inicial, obteniendo una rentabilidad adicional a partir de la revalorización del IPC desde Abril de 2009 hasta Abril de 2010 aplicado a la inversión inicial o mantenida, con reembolso obligatorio el 30 de Julio de 2009. El dato de Índice de Precios al Consumo que se tomará como referencia para el cálculo será el no armonizado correspondiente a los meses de Abril. El fondo requiere una inversión inicial mínima de 600 Euros y además de las comisiones fija (0,7 por ciento) y de depósito (0,05 por ciento) tiene, como todos los garantizados, comisiones de suscripción y reembolso que penalizan entradas o salidas fuera del periodo de garantía. Según datos de VDOS, en su corta vida acumula una rentabilidad de 0,18 por ciento. CAIXATARRAGONA ha querido también tomar el ascensor de subida con su fondo CAIXATARRAGONA MIXT IPC, un fondo que pasó de ser de Renta Fija puro a Renta Fija Mixto en Junio de 2007 y cuyo objetivo es batir a la inflación española. Tiene su cartera invertida primordialmente en activos de Renta Fija Corto, lo que le ha dado un buen comportamiento al repuntar la curva en los últimos doce meses. Su exposición media a la Renta Variable es de un 15 por ciento con posiciones muy pequeñas y muy ágiles, que deshace tan pronto como obtiene ganancias, lo que le hace adecuado para aquellos inversores que deseen diversificar sus inversiones, sin incurrir en riesgo divisa, y cuyo horizonte temporal sea medio/largo plazo. Los gastos de comisiones del fondo suponen un 1 por ciento y su inversión minima inicial es de 6 Euros. De acuerdo con VDOS el fondo se sitúa en el primer quintil por rentabilidades en 2008 de su categoría, con un 1,08 por ciento en el año, siendo el primero por rentabilidad entre los fondos nacionales que toman la inflación como referencia, seguido a corta distancia por el FAV-ARQUITECTOS que, referencia la inflación en este caso a la zona Euro, acumula en el año un 0,83 por ciento. Entre las gestoras internacionales, BNP Paribas, Schroder, Credit Suisse o AXA han visto también una oportunidad en la escalada de precios al consumo. BNP PARIBAS comercializa el compartimento PARVEST GLOBAL INFLATION-LINKED BOND INSTITUTIONS CAP, que denominado en Euros, invierte su cartera en obligaciones indexadas a la inflación emitidas por países de la OCDE. Dirigido a clientes institucionales, el fondo ocupa la primera posición en el ranking 2008 de rentabilidades de fondos referenciados a la inflación, acumulando un 4,9 por ciento, de acuerdo con los datos de VDOS. La entidad comercializa el compartimento L CAP del mismo fondo para inversores particulares, también denominado en Euros, que obtiene una rentabilidad en lo que va de año de 4,3 por ciento. Similar en su concepción, aunque denominado en Francos Suizos, es el CREDIT SUISSE BOND FUND (LUX) INFLATION LINKED (SFR) B CHF de Credit Suisse. También dirigido al inversor privado, el subfondos obtiene una rentabilidad en el año de 3,8 por ciento. De las dos opciones, siempre es más grata la de la botella medio llena. Sobre todo cuando estamos a punto de recoger nuestro escritorio hasta Septiembre y disfrutar de unos días de sol y descanso que nos permitan retomar la actividad con renovadas fuerzas. ¡Que lo disfruten ustedes! Quedan emplazados a continuar compartiendo con nosotros el seguimiento que desde aquí hacemos de los fondos de inversión a comienzos de Septiembre.