Mejora macro y empresarial frente a incertidumbre política, bancos centrales y vértigo por los precios alcanzados. De la mano de Raúl Álvaro Díez, ejecutivo de ventas de Ibroker, tomamos el pulso a los mercados, con especial atención a Banco Popular, Bitcoin y el futuro de la libra en la cuenta atrás para las elecciones de Reino Unido.

¿Apuesta por la continuación del rally en las Bolsas occidentales o cree que la tan temida corrección está más cerca que lejos?

La renta variable europea está sustentándose con unos datos fundamentales bastante sólidos, tanto a nivel macro como a nivel micro, y después de la batería de resultados empresariales hemos visto que los analistas están haciendo una revisión al alza de sus previsiones. Si a esto le unimos que el riesgo político, a expensas de lo que pueda pasar en Italia y en Grecia, pues se ha aminorado con la victoria de Macron en Francia, pues no vemos motivos para que haya una fuerte corrección.

Si acaso, puede haber una consolidación y una lateralidad, pero en ningún caso valoramos esa gran corrección en el corto plazo.

¿Prefiere Wall Street o renta variable europea?

No es una respuesta fácil. Desde luego en Estados Unidos estamos viendo que la consolidación económica es evidente con un montón de muestras, tenemos la fortaleza de su mercado laboral y que el objetivo de inflación se está cumpliendo. Si bien, también observamos debilidades, en este momento tenemos a los índices en máximos, aunque este argumento también lo podríamos haber utilizado hace seis meses, y hace tres, pero lo que sí estimamos es que el recorrido cada vez es menor.

Y, sobre todo, lo que queremos incidir, en cuanto a posibles correcciones en la Bolsa americana, es que la normalización de la política monetaria por parte de la Reserva Federal (Fed) de momento no ha incidido en los mercados, pero sí tenemos claro que tendrá que reducir su balance y eso va a provocar nuevas subidas que quizá si afecten al mercado. Por otro lado, tenemos la complacencia respecto a los posibles planes, tanto fiscales como de infraestructuras de Donald Trump, pero luego a la hora de la verdad estamos viendo que hay bastante incertidumbre a la hora de su implementación. Con lo cual, cuando llegue el momento, creemos que la situación va a similar a momentos anteriores, por lo cual apostamos más por la renta variable europea.

Dentro del Viejo Continente, ¿cuál es el índice con mayor potencial?

El Ibex 35, siempre y cuando los riesgos políticos se mantengan bajo control. Está claro que es un selectivo que está muy  bancarizado, la ponderación del sector financiero es bastante alta, pero, como hemos dicho desde hace tiempo, creemos que los bancos lo han hecho bastante bien (hay excepciones como Banco Popular), pero sobre todo CaixaBank, Banco Sabadell, e incluso Bankia, han hecho un buen trabajo. Y, si tenemos en cuenta que el Banco Central Europeo (BCE) tendrá que empezar el tapering en 2018, pues es otro motivo más de impulso.

Es cierto que Italia y Grecia son riesgos latentes. En los emergentes, a pesar de que, contra pronóstico, México y Turquía tienen buen comportamiento, pero quizá el punto más conflictivo ante un posible impeachment a su presidente que lastre la cotización del real y que lastre las reformas pendientes. Y esto puede hacer que la cuenta de resultados de Banco Santander, Telefónica o Mapfre que tienen exposición allí puedan sufrir.

Vea también: "El problema del Ibex es que Santander y BBVA tienen resistencias importantes muy cerca"

De hecho, Banco Popular es uno de los principales protagonistas del selectivo, ¿cómo ves su venta?

Parece que el día 10 es la fecha para que se postulen las ofertas. Hay dos candidatos principales, los dos grandes, BBVA y Banco Santander, y Bankia, aunque no creemos que finalmente se presente, primero porque la autoridad bancaria europea debería dar su consentimiento y eso sería, como mínimo, a finales de 2017, fuera de plazo; y luego, por tamaño sería bastante arriesgado para esta entidad, por lo que no lo contemplamos.

Vemos asimismo que lo complicado, y es algo que no viene de ahora y todavía no hay una solución con lo cual es bastante grave, es que nadie ha conseguido valorar realmente cuánto vale Banco Popular, qué es realmente lo que hay dentro de la entidad, y, sobre todo, valorar sus activos inmobiliarios. Decimos que es grave porque el deadline está a la vuelta de la esquina y la venta tiene que ser inminente.

Así las cosas, creemos que, a la hora de pujar, los principales bancos van a presionar al máximo para conseguir un buen precio. Se van a cerciorar de que hay dentro y, para protegerse, se empieza a plantear que los bonos convertibles, los CoCos, se conviertan en activos para minorar el posible riesgo de absorción.

Cambiamos de activo de inversión y miramos al forex. De moda está también el Bitcotin, ¿ha llegado para quedarse?

En febrero ya explicábamos que tenía potencial hasta los 2.000 dólares y, visto lo que ha pasado, nos hemos quedado cortos. Ha tenido una gran subida en este último mes, y no ha sido por el Wannacry, sino que, en primer lugar, recordemos que el Bitcoin es una herramienta utilizada para la fuga de capitales y en países como China, donde el Gobierno hay bastantes cortapisas, la demanda es mayor, y, si nos fijamos, la debilidad del yuan va siempre unida a la fortaleza del Bitcoin.

Por otra parte, ha recibido un gran espaldarazo desde Japón, después de que las autoridades niponas lo hayan autorizado como una divisa oficial. Y esto es para todas las criptodivisas. De hecho, Rusia podría unirse en 2018, con lo cual estamos viendo que no es una moda.

Además, los gestores lo tienen ya como un activo muy atractivo para cubrir sus carteras por su escasa correlación con los activos tradicionales.

Por último, se viene hablando de crear un ETF sobre Bitcoin, de la posible aprobación por parte del regulador bursátil estadounidense, la SEC por sus siglas en inglés. En marzo se rechazó, pero el debate sigue ahí y cada vez son más los guiños del organismo a su favor. En cualquier caso, que esté regulado traerá mayor seguridad al inversor y un mayor flujo de capitales, lo que no sabemos es si luego seguirá siendo lo mismo.

En cuanto a la burbuja, yo creo que el Bitcoin siempre se mueve igual. Si observamos un gráfico, vemos que después de una fuerte subida ha tenido un retroceso del entorno del 30% o el 40%, y esto es lo mismo que ha pasado en mayo. Ha tocado máximos de prácticamente 2.700 dólares y ha retrocedido posteriormente por debajo de los 2.000, a los 1.900. Creemos que tiene potencial hasta los 3.000, pero sin olvidar que tiene mucha volatilidad y a quien le gusten las curvas, el riesgo, puede intentarlo.

Vea también: "El sector tecnológico y teleco español a la vanguardia"

¿Cuál es vuestra visión sobre la libra ante las elecciones británicas?

La libra ha estado sometida a una gran presión, sobre todo la semana pasada después de los atentados de Manchester vimos que perdió el soporte psicológico de los 1,30; y los datos fundamentales que no han llegado desde Reino Unido tampoco han sido nada buenos, quitando la inversión empresarial, el PIB ha caído y del Banco de Inglaterra (BoE por sus siglas en inglés) esperamos pocas sorpresas.

De cara a las elecciones, vemos que Theresa May pierde fuelle, se reduce la distancia entre conservadores y laboristas, y eso puede ser el gran hándicap para la moneda, porque al adelantar los comicios, el mercado descontaba su victoria que fortaleciera a la primera ministra para negociar el Brexit.

Así, si vamos viendo que en las encuestas se acercan posiciones creemos que habrá mayor volatilidad en la libra. Por técnico, la encontramos en un canal entre 1,3050 y 1,2050, y creemos que todo lo que sea comprar en soportes puede ser una buena opción, siempre y cuando no se perfore, pues entonces podríamos ver 1,25.

Finalmente, junio trae dos importante reuniones del BCE y la Fed, ¿cómo se enfrentan euro y dólar a ambos eventos?

Parece descontada una subida de tipos de un cuarto de punto por parte de la Fed, para situarlos entre el 1% y el 1,25%, pero sobre todo lo interesante serán las declaraciones de su presidenta, Janet Yellen, sobre cómo piensa reducir el balance; y luego ver si la consolidación económica en Estados Unidos se está debilitando o no, en vista de los datos mixtos de la últimas semana.

Por parte del BCE, la noticia sería que hubiese noticia, que su presidente, Mario Draghi, nos dijese algo diferente al reconocimiento de que el crecimiento en la Zona Euro está siendo sostenido, pero que la inflación sigue siendo débil, por no hablar ya del mercado laboral. Se va a mantener en la misma postura de los últimos meses, mínimo hasta la reunión de septiembre por más que desde Alemania le sigan llegando presiones.

Desde un punto de vista técnico, vemos al par que está perdiendo fuerza y lo normal sería un retroceso, aunque hay un soporte bastante fuerte en los 1,10.

Vea también: "Análisis de los cinco valores con más potencial del Ibex35"