La bolsa estadounidense está a punto de cumplir seis años desde que comenzó la actual fase alcista que le ha permitido apuntarse rentabilidades superiores al 200% en el caso del S&P 500. ¿Qué significa esto para las bolsas? 
Al igual que los alquimistas buscaban la piedra filosofal que les daría las claves para convertir cualquier metal en oro, gran parte de la tarea que ocupa la vida de los participantes de los mercados es encontrar la clave que nos diga cuándo un índice, una acción, o cualquier activo han tocado su pico y es hora de vender.

Pero a pesar de muchos intentos, lo cierto es que hasta ahora nadie ha sido capaz de predecir el momento exacto en el que las bolsas dejan atrás sus fases expansivas y pasan de tener forma de toro a forma de oso.

Quizá una buena forma de averiguar la importancia del actual mercado alcista, bull, en el que nos encontramos es identificar algunas de sus características principales. Eso nos podría dar una idea de la caída que podría venir después.

Hay que señalar primero que estamos ante el cuarto mercado alcista más largo de la historia. El próximo día 9 de este mes se cumplirá una fase de 2.190 días. Es más, si nada cambia, y los que prevén las caídas se vuelven a equivocar, en mayo podría ascender una posición y situarse en tercer lugar.

sP histórico


El mercado alcista más largo de la historia fue el que comenzó en abril del año 1987 y finalizó con el estallido de las puntocom en marzo del año 2000. En total fueron 4.494 días, casi 13 años. Es decir, que este bull market sólo podría superarlo si no acabase hasta el año 2022.

Lo que sí puede decirse, sin embargo, es que se trata del mercado más largo desde la burbuja tecnológica.

tabla duración de mercados alcistas


Tampoco ha sido la fase más rentable de la historia. En concreto, se trata del cuarto mercado alcista que ha dejado más dinero a los ahorradores al haberles proporcionado unas subidas de algo más de un 200%. El mercado más jugoso para los que estaban invertidos en renta variable también fue el que comenzó en 1987, que generó unas ganancias de un 582% en esos trece años.

Para superar al tercer mercado más alcista, el S&P 500 tendría que subir algo más de un 25% adicional. Si se hace caso a los expertos no es muy factible que este año pudiera alcanzarse esa rentabilidad ya que la mayor parte cree que en 2015 el índice subirá poco más de un 7,5%. Es más, a finales del año pasado la firma más alcista de todo el mercado era RBC que tenía una previsión para el selectivo un año después de 2.325, lo que implicaría subidas de un 10%.

Con todo, ninguna de las grandes firmas de inversión estadounidenses estimaba que este año se producirían caídas en el mercado.

Como señalaba hace poco Jeff Hochman, director de análisis técnico de Fidelity, “en las actuales circunstancias del mercado un retorno de un solo dígito para la renta variable serían un resultado positivo y consolidarían el recorrido al alza del mercado estadounidense, que comenzó en 2009”.

Hay que tener en cuenta que los analistas llegan esperando mucho tiempo una gran corrección. Hasta el momento llevamos más de tres años sin una caída superior al 10% en Estados Unidos. Es más, en 2014 la bolsa estadounidense atravesó por varios periodos de fuerte volatilidad y correcciones. Pero, a pesar de todo, el mercado no sufrió una racha de caídas de más de tres días consecutivos.

Sin embargo, Hochman apunta que los astros podrían haberse conjurado para que 2015 también fuera un año alcista. “Si el mercado continúa subiendo este año podría convertirse en el segundo más largo en Estados Unidos en los últimos 85 años. Además, hay una efecto decimal que avisa de que el mercado siempre sube cuando acaba el año acaba en cinco desde 1885. Por si fuera poco, el tercer año de un ciclo presidencial suele ser el mejor de un grupo de cuatro”, asegura.

No hay que olvidar que, como dice Warren Buffett, “el mercado es como un psicópata borracho”, con lo que cualquier cosa puede ocurrir.

Por si fuera poco, los analistas también se fijan en otros datos que son igualmente aclaradores. Hasta mediados de febrero la bolsa había caído un 55% de las sesiones en las que se había operado, frente al 43% de 2014. Y esto para los expertos no deja de ser un síntoma negativo de las bolsas.

Por tanto, hoy comienza el séptimo ejercicio alcista consecutivo de la bolsa en Wall Street los inversores deberíamos tener en cuenta que, aunque suba, deberíamos esperar un aumento de la volatilidad, un incremento de los pullbacks a lo largo del año y una rentabilidad más limitada para la bolsa.

Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión sitúan al índice en fase alcista, con una puntuación de 9 puntos en una escala que va del 0 al 10.

Si quiere leer el artículo completo, suscríbase aquí.