Álvaro Blasco, director de ATL Capital, analiza las principales variables que están marcando estos días el mercado europeo.

Se apunta a que Syriza va a presionar para conseguir la condonación de un 60%, mientras que la troika sería más partidaria de alargar los vencimientos y reducir los tipos de interés de la deuda… ¿llegarán a un punto intermedio de entendimiento?
Seguro que llegan a un acuerdo, lo que pasa que estas posiciones son lógicas para cada una de las partes.

Creo que la troika va a ser mucho más dura y, aunque cueste, estaría dispuesto a ampliar plazos de vencimiento, en cambio, veo difícil que acepten una quita. Aunque bajar los tipos y aumentar los plazos es como hacer una quita al final, por lo que una parte y otra podrían estar satisfechas con esto.

La salida de Grecia de la zona euro no la contemplan verdaderamente ni una ni otra parte, lo que pasa que tiene que mandar es mensaje

Lo bueno es que esto se está tratando como un tema local y el mercado no cotiza el contagio, lo que es extremadamente positivo.

Una de las objeciones que se puede poner al QE es la compra de deuda alemana, que ya está en terreno negativo. ¿Cómo se va a instrumentalizar esto?
Es algo paradójico, pero creo que en algún momento se llegará a algún tipo de letra pequeña en la que se dé solución a ese problema, no sé muy bien cómo, pero creo que si el BCE tiene que asumir estas pérdidas, lo compensará de alguna forma, quizás con alguna flexibilización en el precio.

El problema puede ser la rapidez de la implementación del QE, pues tenemos una cifra de 60.000 millones mensuales, que es grande, pero hemos visto que el BCE ha hecho compras de menor cantidad de ABS mucho más lentamente, aunque las cantidades de estos activos son menos abundantes que de deuda soberana.

Aena ha cubierto en un día el tramo lanzado a minoristas. Sabemos que saldrá a cotizar a un precio por acción comprendido entre los 43 y los 55 euros y con una “atractiva política de dividendo”, según su presidente… ¿acudiría a esta OPV teniendo en cuenta estas características?
Sería prudente. La idea de que el dividendo es recurrente y que se destinará un porcentaje elevado del beneficio para ello, es bueno para el inversor. Pero no podemos olvidar que dentro de los aeropuertos de Aena hay unos poquitos que le dan un valor excepcional a la compañía, pero hay varias decenas que le restan valor. Si fuera una empresa privada, cerraría esos aeropuertos deficitarios, pero siendo pública no puede.

Ahora bien, la reestructuración que nos ha llevado a ver pérdidas de más de 200 millones de euros a beneficios de 400 auguran un buen comportamiento de la acción, pero es que el rango de precios que se nos comenta es tan grande que hace dudas de en qué punto puede colocarse el precio. 

En esta temporada de presentación de resultados empresariales de cierre de 2014, ¿cree que algún sector sorprenderá?
Creo que los 4resutlados van a ir en línea con lo esperado, pues está habiendo mucha transparencia en las empresas. En cuanto a las financieras, creemos que no va a haber sorpresas en cuanto a las dotaciones y, en cambio, sí habrá una mejora de la parte alta de la cuenta de resultados, lo que es muy sano de cara al futuro. La incógnita está en cómo se va a transformar el negocio de compra de deuda pública en negocio tradicional –préstamos-.

En cuanto a sectores, deberíamos mirar a las constructoras, que no lo han hecho nada mal el año pasado en los mercados internacionales y, además, se van a beneficiar del aumento de gasto público. En estas compañías los resultados van a ser buenos y se auguran aún mejores en 2015.

El día 26 de febrero Repsol presentará sus cuentas de 2014 y revisará el Plan Estratégico 2012-2019, ¿qué esperan que anuncie?
Esperábamos una caída muy fuerte de la cotización que ya hemos visto. Además, creo que la revisión del plan estratégico contemplará precios del crudo más bajos, y tienen que contemplar la operación de Talismán en Canadá, que cambiará la estructura de la compañía porque, hasta hora, la extracción era una parte pequeña de su negocio. El área de extracción sí se verá penalizada por la caída del precio del crudo, pero las otras áreas palian en parte estas pérdidas.

IAG aumenta la oferta por Air Lingus a 2,55 euros, lo que valora a la aerolínea irlandesa en 1.360 millones de euros. ¿Qué le parece esta operación?
Es muy interesante, pues las aerolíneas se han dado cuenta de que el negocio de low cost es una pieza básica para cualquier compañía. La operación es extremadamente positiva para IAG y, de hecho, si están mejorando la oferta es porque están viendo sinergias y posibilidades de mejorar la cuenta de resultados.

Apostaría por IAG en bolsa y no por el precio del petróleo, que la mayoría está cubierto y ya poco les beneficia esta bajada del crudo. No obstante, el abaratamiento del crudo sí puede beneficiar en cuanto a los seguros para los próximos años.