El premio nobel de economía ha expresado su opinión en un extenso artículo en el que arremete contra el ex secretario del Tesoro, Tim Geithner, por las decisiones que tomó.
Paul Krugman, economista reconocido a nivel mundial y galardonado con el Premio Nobel de economía, ha criticado con dureza el libro de Tim Geithner, ex secretario del Tesoro norteamericano, “Stress Test”, en un artículo publicado en The New York Review of Books. (Ver: artículo completo

Geithner afirma que él habría preferido un estímulo adicional y aliviar el nivel de la deuda soberana durante la crisis financiera, pero no tuvo la posibilidad de actuar con mayor dureza debido a problemas políticos y prácticos.

En este sentido, Krugman poco más ha querido señala que Geithner se bajó los pantalones ante las presiones de Obama y ha sostenido que un mayor estímulo monetario era y todavía es necesario para impulsar la economía estadounidense y recuperarse plenamente de la crisis financiera.

Según Krugman la única manera de considerar que la recuperación de esta crisis financiera ha sido un éxito es mediante la comparación con la Gran Depresión. Y en esta línea no cree que el escenario que tenemos hoy en día no sea digno de ninguna celebración.

El principal problema que ve el reputado economista es que la recesión respondió a las necesidades financieras, pero no económicas. Es decir, una vez que las entidades financieras fueron recapitalizadas y aprobaron los test de estrés los mercados vivieron una recuperación, pero no lo hizo así la economía real.

Éxito Test Stress

Gráfico éxito Stress test

Después de que el sector bancario viviese mayor estabilidad, Krugman escribe que “el gobierno hizo muy poco estímulo fiscal” y que "los esfuerzos del gobierno para ayudar a las familias norteamericanas han sido tan ineficaces como para ser irrisorias”.

"Se puede argumentar que un plan de estímulo más grande no habría sido aprobado en el Congreso y que la refinanciación de hipotecas habrían resultado imposibles de aplicar o habrían provocado una gran reacción política”, argumentó el experto estadounidense elaborando una lista de excusas por las que no se habrían tomado medidas más fuertes.

“La verdad es que nunca lo sabremos, porque el gobierno de Obama realmente nunca trató de apretar en la política fiscal o la reducción de la deuda y la influencia de Geithner fue probablemente una razón importante para esta precaución”, condenó.