El Ibex 35 no acaba de arrancar y todo por culpa de bancos y energéticas. El selectivo se ha perdido el rally que han experimentado sus semejantes europeos. Pero vamos a separar el grano de la paja dentro de estos sectores...

Mientras el Dax acumula en lo que va de año un 22% y el EuroStoxx un 16%, en cambio, el Ibex 35 acumula una revalorización exponencialmente inferior, de tan sólo un 7%. ¿A qué se debe esta desigualdad? Al comportamiento del sector bancario y el energético. En número, los valores de ambos sectores suponen casi la mitad del Ibex 35 y, lo que es más importante, por ponderación suponen el 57,2%. En conclusión, si más de la mitad del Ibex 35 no tira, el selectivo es imposible que avance a la par de los índices europeos.

ponderación ibex 35


Detrás del parón del sector bancario está “la inquietud por las ampliaciones de capital”, explica José Luis Cárpatos, colaborador de Estrategias de inversión. Y, el sector energético, por su parte, “se ha visto afectado por la caída de los precios del petróleo que, al fin y al cabo, es un indicador de los precios de la energía. Sin el apoyo de estos sectores, al Ibex 35 le va a costar subir, aunque la subida del euro y el QE le beneficien”, afirma Nicolás López, director de análisis de M&G Valores.

En cambio, ¿por qué se han comportado diametralmente mejor el Dax y el EuroStoxx? “porque han tirado de ellos los sectores con mayor inclinación exportadora, como el de automóviles. En cambio, en el Ibex 35 no hay este sector. Por el contrario, los peores sectores del Eurostoxx o del Stoxx600 son banca y energía, que no puede levantar cabeza con un petróleo en 44 dólares. En definitiva, los mejores no los tenemos en el Ibex 35 y los peores sí”, concluye Cárpatos.

Pero separemos el grano de la paja...

BANCOS
No todos los bancos han aportado un peso negativo al Ibex 35, al igual que no todas las energéticas. En este sentido, el responsable máximo del frenazo del Ibex lo encontramos arriba del todo, en el Santander. Nicolás López explica que “la situación de Santander es la consecuencia lógica de la gran ampliación de capital que hizo en enero y no logra recuperarse desde entonces. Además, parte de los accionistas que fueron a la ampliación están deshaciendo posiciones para reequilibrar cartera. Técnicamente tiene una resistencia en 6,60 euros que, si rompe, experimentará una clara recuperación”.

Frente al mal desempeño de Santander, su gemelito, BBVA no lo ha hecho tan mal. De hecho, Nicolás López indica que “ha sido el único banco español que sí ha acompañado las subidas del mercado europeo”. Esta situación divergente entre los grandes bancos se observa perfectamente en la revalorización que acumulan cada uno en lo que va de año. Así, mientras Santander pierde casi un 8%, BBVA sube un 14%.

El tercer banco que más pondera en el Ibex 35, Caixabank, también ha aportado un componente negativo al Ibex 35. En lo que va de ejercicio pierde un 7%. Los inversores no han digerido bien que quiera salir de compras por Portugal (BPI). Al igual que tampoco le benefició al Ibex 35 que Sabadell anunciara su intención de comprar la entidad británica TSB, pues con ello se encendieron los rumores de una ampliación de capital para financiar esta operación. Ahora, desde el punto de vista técnico, “es posible que se nos mantenga durante un tiempo en esta zona, entre los 2,10-2,50 euros”, dice López.

Aportando valor al Ibex 35 desde el sector bancario también tenemos a Bankia, que sube un 7%. Mientras la entidad va zanjando y pagando por los escándalos de su salida a bolsa, su cotización va subiendo, de hecho, como indica Gisela Turazzini, CEO de Blackbird, “Bankia está tratando de romper el movimiento lateral bajista del año pasado. Por encima de 1,30 euros supera el primer escollo, que es pasar a consenso alcista. El segundo escollo pasa por romper la zona de los 1,55 euros”.

Bankinter, por su parte, ni fu, ni fa. En el año está plano y, es que, se ha tomado un merecido descanso después de subir un 35% en 2014. Ahora cotiza lateral entre los 6 y los 7,5 euros.

ENERGÉTICAS
La gran mayoría de las energéticas han aportado poco o nada al Ibex, sin embargo, ha habido tres que sí han dado fuelle al selectivo, en la medida en la que su ponderación se lo ha posibilitado: Abengoa, Gamesa y Acciona.

Abengoa ha vuelto a recuperar el bastón de mando del Ibex 35 y, en lo que va de año sube un 65%. Ha recuperado la confianza de los inversores gracias a su joint venture con EIG y sus expectativas de expansión por EEUU, México, Brasil y Chile. Técnicamente, “si Abengoa rompe al alza la resistencia de 3,27 sería factible ir al origen del movimiento (4,7 euros)”, indica Luis Lorenzo, analista de Dif Broker.

Gamesa se ha disparado un 47% este año, lo que le ha convertido en el segundo valor más alcista del Ibex 35. ¿Qué han cotizado los inversores? “los buenos resultados que le proporcionarán su asociación con Areva en el negocio de eólica marina y por su implantación en India y China”, dice Álvaro Blasco, director de ATL Capital. Sin embargo, debido a su volatilidad, en los últimos días está corrigiendo con fuerza. Técnicamente Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión, “la primera zona representativa de apoyo estaría comprendida entre 9,92- 9,75 euros, anterior resistencia clave que es aproximación de la media de 40 sesiones”. Cuidado si pierde este nivel.

Acciona tampoco lo ha hecho nada mal. En 2014 sube un 21% celebrando que logró salir de las pérdidas en las que la reforma energética le hizo caer el año anterior. No obstante, fue el área de infraestructuras la que le aportó más ingresos que la energética. El valor actualmente está tonteando con la resistencia de los 69 euros, que supusieron un techo para el valor en 2011.

Aunque las subidas de estas tres energéticas ha sido explosiva, no podemos hacernos ilusiones, pues apenas ponderan conjuntamente un 1,59% del Ibex 35.

En cambio, el resto de energéticas están muy paradas. Además, preocupa la situación de Repsol, que es la compañía del sector que más pondera en el Ibex 35 (4,47%). A Repsol le frena el fuerte abaratamiento del precio del petróleo. Técnicamente Nicolás López indica que “Repsol no tiene un soporte claro, quizás en la zona de los 15,50 euros podríamos fijarlo”, y es que, esta zona suportó al valor en varias ocasiones a lo largo del 2014. Por arriba, la clave para mejorar la situación pasaría por recuperar los 17,28 euros, zona por la que pasa la media móvil de 200 periodos.