Banco Popular, Santander y Caixabank firman pérdidas en el año que alcanzan el 7%… y vienen a sumarse al nivel cero desde el que parten tanto Banco Sabadell como Bankinter. ¿Qué está pesando tanto sobre las entidades españolas?

Sacar a relucir el hecho de que las entidades financieras españolas no levantan cabeza en el mercado es reiterarse en una obviedad. BBVA se erige con el único título a estas alturas del partido capaz de aprovechar las ganancias al anotarse un 16% en el año.Todo lo que esté por encima de los 8,70 euros” no es preocupante para el valor, nos decía Paula Hausmann, de banca privada de GVC Gaesco. Y, a pesar de que siempre hay quien piensa en correcciones –en su caso, hasta los 8 euros- es el único banco que se salva de la quema, junto a Bankia, embebida por cuestiones ajenas a la cotización.


¿Cuáles son los motivos?
En primer lugar, los expertos llevan más de dos meses apelando al ‘miedo’ del inversor a futuras ampliaciones de capital como el motivo principal tanto del letargo del Ibex 35 como de las propias entidades bancarias. Recordamos que, frente a la bolsa alemana, el hueco respecto a nuestro selectivo alcanza el 14% para compras del 22% en el caso del Dax. He aquí la ‘Europa de las dos velocidades’ tan manida.

De ser cierto, el origen de la penitencia -anticipada- de la banca española tiene su origen el pasado 8 de enero, día en el que el Banco Santander anunciara su ampliación de capital por valor de 7.500 millones y de la que quedaban al margen los pequeños accionistas. Era diluirse sí o sí. Por aquel entonces, Antonio Espín, analista independiente de la Zona Premium, reconocía que esta acción era el comienzo de “una tendencia bajista mucho más duradera”.

Por aquellos días, José Lizán, gestor de carteras de Auriga Bonos, apuntaba como ‘los siguientes’ en este proceso a “Caixabank, Banco Popular” que no se iba a “librar” y también al más pequeño de todos como es Liberbank. Con lo que no contábamos entonces era con las ansias de expansión internacional del Banco Sabadell. Se rumorea que ampliará capital por unos 1.000/1.500 millones de euros para asumir la compra de la filial de Lloyds TSB por la que ofreció la semana pasada una prima del 30%.

No obstante, no todo eran rosas para los españoles que cotizaban con pérdidas en todos los casos hasta la fecha mencionada en una horquilla que iba desde el 3% hasta cerca del 6% de caída en los primeros días del año.

El hecho de que no fuera algo nuevo tanta caída hace pensar en Grecia y la aprobación del QE por parte del Banco Central Europeo como dos elementos desestabilizadores del sistema bancario español, más allá de una inyección de papel al mercado tan inesperada.

Es la ‘famosa patada al balón hacia delante’ que habría protagonizado el Banco de España postergando la resolución del conflicto griego hasta el mes de junio. Para todo lo demás…ya está Draghi comprando bonos por la eurozona…algo que, teóricamente, debería repercutir de manera positiva sobre los bancos españoles.


MOTIVOS PARA EL BANCO SANTANDER
La ampliación de capital de 7.500 millones de euros anunciada por la entidad a comienzos de año fue la conocida ‘gota’ que desbordó el vaso. Con unos resultados solventes, hay quien considera que los inversores están esperando a ver el rumbo que adopta la nueva dirección tras el fallecimiento de Emilio Botín. Se apunta a que su hija Ana podría dar el giro hacia la banca privada paulatinamente.

En las últimas semanas se ha visto, además, cómo la situación de la economía brasileña ha impactado directamente en títulos como el Santander. En lo que va de año, el real brasileño se ha depreciado un 22% lo que resta directamente valor a los activos de firmas extranjeras en el país carioca. El 19% del beneficio del grupo provino de allí en 2014.

Desde el punto de vista técnico, Banco Santander es el valor más penalizado de la tabla del Ibex con una caída en el año que supera el 7,5%, a pesar de haber cerrado el hueco que dejó –no como mucho éxito-. Eso sí, sigue cotizando por debajo de los niveles en los que se encontrara a lo largo de 2014 cuando llegó a superar los 7,6 euros, niveles de finales de 2009.

“Está débil”, reconoce José Antonio González, analista de Estrategias de inversión, en una afirmación que prácticamente la totalidad de los expertos respaldan. “Y lo seguirá estando mientras cotice por debajo del hueco de los 6,69 euros por acción abierto el 9 de enero”. Ahora bien, “la tendencia post-(nefasta) ampliación es alcista, bajo una figura en rango que invita no ser pesimista”, reconoce el González, pese a que habría que esperar a la superación de dicho nivel y ver qué sucede.

BANCO SANTANDER



MOTIVOS PARA BANCO POPULAR

Dice ser el primer banco nacional en base a la financiación a pequeñas empresas –hasta 31.000 millones de euros concedidos, según sus resultados del año pasado- , pero sus cuenta a base del más puro negocio bancario no terminan de consolidarse. “La mejora de la concesión del crédito debería revertir en una mejora del BPA en los próximos años”, resalta Gisela Turazzini, cofundadora de Blackbird.

Banco Popular, al contrario que el sector, vio reducir el margen de intereses un 3,3% en comparación con 2013 hasta los 2.331 millones de euros. No obstante, sí es cierto que han conseguido “reducir”, como declara en sus cifras, “el coste del pasivo”, esto es, de los depósitos en sintonía con el resto de bancos con una rentabilidad ofrecida en diciembre del 0,64%.
En el plano más técnico, es el tercer banco más bajista del año con una caída contenida que roza el 2%. Y todo dentro de un canal bajista que no abandona desde que marcara máximos el año pasado en la zona de 5,9 euros por acción, allá por el mes de abril. Este año, y habiendo sido perforado el nivel de 4 euros, analistas como Francisco Javier Muñoz, CFT y MFTA, a través de Heikin Ashi identifica un posible parón en esta caída en la zona de 3,6 euros. “Nos pondríamos cortos con un stop loss dinámico como protección”, reconoce el experto.

BCO POPULAR



MOTIVOS PARA CAIXABANK

Cuando hace justo un mes que la entidad lanzó una OPA sobre el luso BPI quizás no pensó en que esta operación se podría volver en su contra al ser el principal accionista de la entidad con el 44,1% de sus acciones. Ahora, los portugueses le han pedido que doble su oferta para que la compra por el 100% del banco pueda salir adelante.

Una firme opositora a la cantidad inicial ‘prometida’ por Isidre Fainé (de 1,329 euros por acción) es la hija mayor del presidente de Angola, Isabel Dos Santos, una de las mujeres más ricas del mundo, entre cuya fortuna se encuentra un 18,6% de BPI.

En un aspecto más técnico, la entidad catalana acumula más de un año y tres meses dando bandazos arriba y debajo de los 4,2 euros, una vez superados los 4 a comienzos de 2014. Este año ha tocado, incluso, mínimos en la zona de 3,71 cuando a finales de septiembre pasado soñaba con los 5 euros. En el acumulado anual retrocede, por lo tanto, algo más de un 2,6%. “La acción comienza a perfilar una estructura técnica bajista al perder los mínimos de 2014”, asegura Luis Francisco Ruiz, director de Análisis de Estrategias de inversión, que es de los que pertenecen al equipo de aquellos que considera “un impacto negativo” a raíz del anuncio de OPA sobre BPI.

José Luis Herrera, Premium Client Associate de CMC Markets, va más allá al apuntar a una “purga del valor” que no habría realizado durante la subida de “mínimos de 2,32 euros” en junio de 2013 a (los mencionados) “máximos de 5 euros”.
La recuperación en su cotización se produciría tras superar “los 4,30 euros”, dice Herrera, para empezar a plantearse un cambio de tendencia, pero, mientras tanto, mejor abstenerse de entrar.

Caixabank