Rafael Ojeda, analista independiente, repasa los asuntos más importantes de la actualidad y habla de las principales oportunidades de inversión en el momento presente.
 
Quería comentar la situación global y los máximos de EEUU. ¿Podrían alargarse aún más?

Es un poco sorprendente lo que está pasando en Estados Unidos. Hace mucho tiempo que algunos analistas están barruntando el famoso traspaso de fondos de EEUU a Europa. Viendo que ya los PER en EEUU son carísimos y que tiene poco recorrido la bolsa norteamericana mientras que la bolsa europea está barata y ven una mayor oportunidad en Europa. Puede ser que sea cierto. La verdad es que la cierta inestabilidad que estamos viendo en Europa y que en EEUU las cosas van mejor hace que no haya ese trasvase como se supone. El dinero es muy cobarde y va donde hay más seguridad. Ahora mismo hay más seguridad en EEUU que en Europa y por tanto están apostando por mantenerse allí. Mientras estén allí obviamente el resultado irá subiendo algo, pero sí que es cierto que el poco recorrido que le queda a la bolsa norteamericana no da ya mucho juego.

¿Cree que va a haber subida de tipos en Estados Unidos?

Pienso que debería haber al menos una subida más de tipos de interés. Más de una subida no, pero sí una. Fundamentalmente porque Janet Yellen dijo que las subidas iban a ser progresivas y de poca cuantía. Evidentemente al ser pequeñas hay más juego a que haya varias. Entonces creo que al menos una va a haber. El problema es cuando hacerlo. Justo cuando iba a llegar abril o mayo fue cuando los acontecimientos macroeconómicos han impedido que Yellen pudiera hacer esa subida de tipos. Ahora encuentra una buena posibilidad de poder hacerlo pero nos encontramos con que tenemos unas elecciones en noviembre. La FED siempre es muy cauta a la hora de intervenir de esta manera en política. Esa subida de tipos puede de alguna manera incidir en la política económica de EEUU y quizá sería mejor hacerlo una vez se haya producido ya un nuevo gobierno y que el nuevo presidente de EEUU tome la decisión de hacia dónde tiene que ir la economía norteamericana. Sin embargo, pienso que llevar la subida de tipos a diciembre me parece un poco absurdo dada que la situación de Estados Unidos es realmente buena, con una tasa de paro bajísima. Por tanto debería haber una subida de tipos en septiembre, pero vamos a ver por dónde van los tiros.

Las elecciones presidenciales de noviembre en EEUU. ¿Serán un catalizador negativo para los mercados?

Podría serlo. A nivel en el que está la bolsa norteamericana, cualquier cosa puede ser un catalizador o una excusa para justificar una caída. Pienso que si finalmente el partido republicano gana las elecciones podría ser un catalizador para la caída de la bolsa norteamericana a viva cuenta que las políticas de Donald Trump pueden ser más perjudiciales que las que aplique Hillary Clinton. Si gana la candidata demócrata, sin embargo, habrá sectores que se sientan perjudicados. Por tanto, tanto si llega uno como si llega otro habrá sectores que se vean más o menos perjudicados. Cualquiera de ellos puede ser un catalizador para una caída. Obviamente todo apunta a que Donald Trump puede ser más determinante para una caída de la bolsa.

Precio del petróleo. ¿Cómo lo podemos ver?

El petróleo lo tenemos que ver en los precios en los que está. Los 27 dólares era un precio absurdo al que se había llegado para echar del mercado a las empresas norteamericanas que se dedicaban al esquisto. Pero era un precio irreal y que desajustaba los balances de países como Rusia o Venezuela. Tampoco lo vamos a ver en 120. Pero sí hablan todos los analistas del entorno de los 50 o 60 dólares. Más caro no, porque la oferta y la demanda no justifican ese precio, pero tampoco a precios de 30 dólares. Pienso que el recorrido ya se ha producido y ahora lo que vamos a tener una tremenda inestabilidad. La entrada en el mercado de Irán también ha cambiado el escenario.

Sobre la temporada de resultados en EEUU, ¿le ha sorprendido algo? ¿Qué nombres le han sorprendido más?

Sorprender me ha sorprendido poca cosa. Hay algunas cosas que me gustan. Alphabet es una de las empresas que me gustan. En general sorpresas puntuales puede haber pero realmente después de unos trimestres en los que los analistas eran demasiado optimistas, porque trimestre tras trimestre se batían los pronósticos, ahora hemos llegado a unos trimestres que no han sido así. Ha llegado la cordura y se ha puesto un interés más justificado en los números. Por tanto, se está cumpliendo un poco los objetivos con las previsiones más ajustadas. Pienso que los analistas son conscientes de que tampoco tenía sentido situar unos precios muy altos a viva cuenta de que el mercado pudiera darse la vuelta. Los precios a los que estamos el vértigo ya es comprensible y ahora mismo lo que resulta complejo es entrar en el mercado. Entrar a estos precios en el mercado es muy complicado.

¿En España se podría seleccionar alguna compañía después de la temporada de resultados?

Me gusta mucho, y lo he reiterado muchas veces, Inditex, porque tiene unos números que la justifican. Es una compañía tremendamente sólida. Gana cada vez más dinero. Abre tiendas y tiene una posición de mercado importante además de que hace los deberes. Es una compañía que no tiene deuda y que hace las cosas muy bien. Sobre todo ahora mismo tenemos que tener en cuenta que el mes de agosto es un mes complicado para la bolsa con poco volumen y hay que andarse con mucho ojo. Por eso es mucho mejor ir a una empresa más segura que hace mejor las cosas y que trimestre tras trimestre gana más dinero que arriesgarse en otros menesteres.

¿Debemos prepararnos para otro susto este mes de agosto o piensa que puede ser más tranquilo?

No creo que sea tranquilo en absoluto. Lo que pienso es que va a haber mucha volatilidad y sobre todo muy poco volumen. La ausencia de volumen ya de por sí genera volatilidad. Entonces en la situación en la que está España, que ahora mismo está sin gobierno y no se va a arreglar en dos días, no invita al optimismo. El Ibex 35 tiene un peso muy importante en el sector financiero. El sector bancario no lo está haciendo bien y no lo va a hacer bien en los próximos trimestres. Por lo tanto no podemos esperar alegrías en el Ibex 35 o yo por lo menos no las veo.

¿Qué visión se puede tener para el Ibex 35?

Yo esperaría es que se comporte plano o probablemente caídas.

Después de los test de estrés de los bancos… ¿Se puede hacer alguna apuesta por algún banco?

Por poder salvarse se pueden salvar. A mí por ejemplo BBVA pero no por tanto si lo está haciendo bien o mal, sino por la apuesta que está haciendo por las nuevas tecnologías y porque es un banco que está muy bien posicionado para los próximos años. Pero no invertiría en BBVA. Para mí los test de estrés son la mayor desilusión porque siempre se pasan con nota, pero después se tienen que rehacer los test porque se hacen trampas al dominó. Se hacen preguntas inapropiadas o no cuadran los números. La realidad es la que es. Los bancos cada vez ganan menos dinero y les cuesta más ganar dinero. Este horizonte de tipos de interés bajos les está matando. Los tipos de interés bajos no son de hoy para mañana. Vamos a tener mucho tiempo de tipos de interés bajos.

¿Cuáles podrían ser las apuestas más defensivas en este momento?

Invertiría en empresas sólidas y que estén haciendo bien las cosas. Que no tengan grandes vaivenes de imprevistos. Para mí la principal apuesta sería Inditex o empresas como Red Eléctrica o Endesa. Compañías que son sólidas, con flujos de caja muy definidos y que tienen unas entradas y salidas de capital más claras.