El guru de los emergentes, Mark Mobius, de Franklin Templeton, reitera el potencial de estos mercados frente a los desarrollados, destaca sus valoraciones atractiva y a apunta a diferentes segmentos del sector tecnológico como claves para la inversión en estos activos, indispensables en este momento de ‘caza y captura’ del esquivo retorno.

Por sexto mes consecutivo, la rentabilidad de los mercados emergentes superó la de los desarrollados en junio, con el MSCI EM subiendo un 1,1% frente al 0,4% del MSCI World Index. En el trimestre, el primer índice acumuló ganancias del 6,4%, frente a las del 4,2% del segundo.

Este mejor comportamiento se asentó principalmente en unos mejores datos económicos en China, la entrada de flujos de capital y el crecimiento de los beneficios empresariales, compensando las turbulencias del petróleo. Las divisas de estos países, por su parte, se apreciaron ligeramente frente al dólar.

“Creemos que los mercados emergentes siguen ofreciendo un potencial de crecimiento superior al de los desarrollados”, afirma en este contexto Mark Mobius, de Franklin Templeton. “La tendencia a largo plazo del incremento de la penetración de los consumidores y la mejora de la capacidad adquisitiva, que conducirá a un mayor número de productos y servicios de calidad superior, debería seguir siendo un buen presagio para estas regiones”, destaca.

Vea también: Mantenemos exposición elevada y cambiamos composición

Apunta el guru de los emergentes que el aumento del consumo es una de las tesis de inversión claves dentro de sus carteras (productos básicos, venta al por menor, autos…), también los servicios (financiación al consumidor). Pero en su último análisis se centra en la tecnología “como tema importante de inversión”.

Explica Mobius que “muchas empresas de mercados emergentes se han convertido en protagonistas en la adopción y el desarrollo tecnológico y de las tecnologías de la información, superando a otras industrias tanto en el segundo trimestre como en el primer semestre”. Aunque el sobrecalentamiento que sufren muchos valores  relacionados con Internet (en todos los mercados) les hace ser cautos en algunos, “seguimos viendo valor en el sector como un todo”.

Así, detalla que su enfoque se centra en la “sostenibilidad de los ingresos como resultado de la innovación, las plataformas dominantes o la tecnología”.

En este contexto, además de las citadas compañías de Internet, “que se benefician de la transición hacia más transacciones online, vemos potencial y atractivas oportunidades de inversión a largo plazo en otras áreas como compras, publicidad dirigida, juegos y otros servicios, unidades de procesamiento gráfico para centros de datos y aplicaciones de inteligencia artificial, circuitos integrados de conectividad y procesadores para automóviles y dispositivos autónomos relacionados con el ‘Internet de las cosas’”.

Vea también: Rotamos posiciones y mantenemos exposición

Por otro lado, en el segmento de memoria, añade, “los smartphones han mejorado en este sentido para obtener un mejor rendimiento, lo que ha ayudado a impulsar la demanda y el precio de los chips de memoria dinámica de acceso aleatorio (DRAM), que también están siendo solicitados por los centros de datos, lo que debe apoyar aún más los precios”.

Finalmente, concluye, en lo que se refiere a las valoraciones no podemos dejar de lado que, a finales de junio, el MSCI EM tenía un ratio precio/beneficio de 14,9 veces y una rentabilidad por dividendo del 2,4%, frente a las 21,5 veces y al 2,4% del MSCI World Index.

Vea también: Estrategias sobre BANKIA