El avance tecnológico en todos los sectores económicos es un arma de doble filo. Fuente de ventaja, de oportunidad, y de riesgo al mismo tiempo. Según un informe elaborado por Lloyd’s of London y Cyence, un gran ataque cibernético a escala global provocaría pérdidas semejantes a las ocasionadas por el Huracán Sandy.

53.000 millones de dólares en pérdidas podría desencadenar un gran ataque cibernético a escala global, según han calculado Lloyd’s of London y Cyence. Cifra semejante a la que ‘costó’ el catastrófico Huracán Sandy de 2012.

Una cifra que deja pequeña a los 8.000 millones que se ‘llevó’ el ataque de ransomware WannaCry en mayo; o los 850 millones de dólares del virus NotPetya.

El informe examina las posibles consecuencias económicas derivadas del hipotético hackeo de un proveedor de servicios en la nube y de ciberataques a los sistemas operativos de los ordenadores que administran las empresas de todo el mundo.

Vea también: Subida libre gracias a unos tipos bajos

Y es que, destacan, las aseguradoras de todo el mundo tratan de estimar su potencial exposición a las pérdidas relacionadas con la seguridad cibernética, siendo la falta de datos históricos sobre los que basar sus suposiciones un desafío clave.

Hasta 121.000 millones de pérdidas en el peor escenario

Concretamente, el estudio llevado a cabo por ambas firmas se ha centrado en un ataque a un gran proveedor de servicios cloud, en el que los hackers insertaran código malicioso diseñado para disparar fallos en el sistema hasta un año después. Para entonces, el malware se habría extendido entre los clientes de esta compañía, desde financieras hasta hoteles, generando pérdidas y costes.

En promedio, las pérdidas podrían varias de los 4.600 millones en el mejor de los casos, pasando por los 53.000 millones de un evento ‘grande a extremo’, y llegando a alcanzar los 121.000 millones en el peor de los casos.

Vea también: Construcción e infraestructuras: invertir para un repunte del capex

Hasta 45.000 millones de estas pérdidas podrían no estar cubiertos por las pólizas de seguros cibernéticos debido a que las compañías aún no cuentan con fondos suficientes para ello.

Finalmente, de media, las pérdidas en un caso de piratería de los sistemas operativos a escala global oscilan entre los 9.700 y los 28.700 millones de dólares.

Vea también: Los bancos siguen mostrando fortaleza