Banco Santander obtuvo en el primer semestre de 2016 un beneficio atribuido de 2.911 millones de euros, lo que supone un descenso del 32% con respecto al mismo periodo de 2015. Este descenso está impactado por los resultados extraordinarios y la depreciación, frente al euro, de las principales divisas de los países donde está presente el grupo.

En el segundo trimestre de 2016 las cuentas de Santander registran extraordinarios que restan 368 millones de euros netos, mientras que en el mismo trimestre del año pasado se produjo un extraordinario positivo de 835 millones de euros, procedente de la reversión de provisiones en Brasil. Sin el impacto de los extraordinarios y el del tipo de cambio, el beneficio ordinario del grupo crece un 9% y se sitúa en 3.280 millones de euros.

Las cuentas comparan con el primer semestre del año pasado, periodo en el que las divisas estaban más fuertes frente al euro. Por eso, y con el fin de facilitar la comparación de las diferentes magnitudes, en la cuenta de resultados se facilitan las variaciones en euros y sin impacto de tipo de cambio.

Esta evolución permite mantener el compromiso de terminar este año generando un beneficio por acción superior al de 2015 e incrementando el dividendo total por acción un 5% y el dividendo en efectivo aproximadamente un 10%.

En este escenario, el banco aumenta un 4% sus dos principales líneas de negocio, los créditos y los recursos de clientes. Además, incrementa en un 10% en clientes vinculados, que suman 14,4 millones, y en un 23% los clientes digitales, hasta 19,1 millones. Estos crecimientos en actividad y vinculación posibilitan que el margen de intereses crezca un 3% y los ingresos por comisiones un 8%. Este incremento está especialmente ligado a la mayor transaccionalidad y venta de productos que origina la estrategia 1|2|3, que ya está implantada en UK, España, Portugal y, recientemente, en México. Vinculación y digitalización son pilares de la transformación comercial del grupo. El margen neto, que da idea de la capacidad de generación de resultados recurrentes, asciende a 11.275 millones de euros, con un aumento del 2% (-8% en euros). El ratio de eficiencia se sitúa en el 47,9%, lo que supone una mejora de 0,2 puntos con respecto al trimestre anterior.

Las dotaciones para insolvencias se sitúan en 4.613 millones, prácticamente las mismas que en el mismo semestre de 2015 (-9% en euros). Esta evolución de las dotaciones se produce en un contexto de caída de la tasa de mora, que se sitúa en el 4,29%, lo que supone 0,35 puntos porcentuales menos que hace un año, y un aumento de la cobertura de tres puntos, hasta el 73%.

El banco cerró el primer semestre con unos recursos propios computables de 79.371 millones de euros, frente a unos activos ponderados por riesgo de 586.020 millones de euros. Santander cuenta con un ratio de capital CET1 del 12,32%, lo que supone 2,57 puntos porcentuales más del mínimo requerido al grupo por el Banco Central Europeo para 2016, que es el 9,75%.

El ratio de capital CET1 fully loaded, el que asume las exigencias de capital que estarán vigentes el 1 de enero de 2019, se sitúa en el 10,36%, lo que supone 0,31 puntos más que a finales de 2015. Dicho ratio está línea para alcanzar el objetivo del 11% en 2018

La tasa de mora mejora de manera generalizada, especialmente en España, México, Chile, Polonia y Santander Consumer Finance (SCF). El 57% del beneficio tiene su origen en Europa y el 43% en América. Por países, la mayor aportación corresponde a Reino Unido, con un 20%, seguido de Brasil (19%), España (15%), México (7%), Estados Unidos y Chile (6% cada uno), Portugal (5%), Argentina (4%) y Polonia (3%). SCF, que opera en más de una decena de países en Europa, especialmente en Alemania, España y Países Nórdicos, aporta ya el 13% del beneficio, tras ganar 533 millones, con un crecimiento del 16% en euros, 18% sin impacto cambiario.

El consejo de administración de Banco Santander ha manifestado su intención de repartir un dividendo de 0,21 euros con cargo a los resultados de 2016, lo que supondría un incremento del 5% en el dividendo por acción con respecto a 2015. De dicho importe, 0,165 euros se abonarían en metálico, lo que supone un 10% más que el ejercicio anterior, y 0,045 euros en el formato Dividendo Elección, que permite al accionista recibir efectivo o acciones. El próximo 1 de agosto se abonará el primer dividendo con cargo a los resultados de 2016 y será de 0,055 euros por acción en efectivo, un 10% más que el mismo del año pasado
 

Por regiones:
España. El conjunto de la cartera de créditos asciende a 157.337 millones de euros, con un descenso del 2% sobre el cierre de junio de 2015. No obstante, esa cifra ya supone un aumento de casi el 1% con respecto al cierre de marzo de este año, gracias al comportamiento de la financiación a empresas. El descenso del saldo interanual está ligado a la caída del 8% en la financiación al sector público y del 3% en el saldo de las hipotecas. La nueva producción registra una fuerte aceleración, con crecimientos del 18% en pymes y del 25% en financiación a particulares, por el crédito al consumo y las hipotecas.

Reino Unido. La cartera de créditos se situó en 251.977 millones de euros al cierre del primer semestre de 2016, con un crecimiento del 3% en libras (-11% en euros). Esta positiva evolución se produce en todos los segmentos. La financiación a empresas crece un 11%, y el negocio hipotecario y la financiación al consumo, un 2%. La cartera hipotecaria está diversificada dentro de Reino Unido y tiene buena calidad, ya que son bajos tanto los importes medios por hipoteca, como el ratio de crédito sobre el valor de la tasación y la proporción del préstamo sobre los ingresos del cliente.

Brasil. La cartera de créditos asciende a 72.096 millones de euros, con un descenso del 2% en reales (-5% en euros). Por segmentos, la financiación a particulares aumenta un 3%, apoyada en el crédito nómina y en hipotecas, mientras que desciende el crédito a empresas.

En cuanto a la evolución del resto de países principales del grupo, Estados Unidos crece un 4% en créditos y un leve aumento en recursos de clientes; México, un 16% en créditos y un 14% en recursos; Chile, un 8% en ambas variables; Portugal crece un 23% en créditos y un 24% en recursos; Polonia aumenta un 12% en créditos y un 7% en recursos, y Argentina incrementa un 46% su cartera de créditos y un 53% la de recursos de clientes (variaciones muy afectadas por la fuerte inflación). Por último, Santander Consumer Finance, que agrupa los negocios de financiación al consumo del grupo en Europa continental, crece un 5% en depósitos y un 14% en créditos a clientes, evolución apoyada por el acuerdo con Banque PSA Finance.