Las salidas a bolsa en España han captado 8.700 millones en euros. Esta cifra supone un 45% más que en todo 2014 y el 15% del volumen levantado en Europa en 2015.

Esta es la principal conclusión del informe EY Global IPO Trends, en el que se analiza la actividad global de OPVs del cuarto trimestre y del acumulado del año por zonas geográficas y se realizan previsiones de cara a 2016. Según los datos del informe de EY Global IPO Trends Q4 2015, el volumen captado en las siete OPVs realizadas en el mercado español representa el 15% del capital levantado en Europa.

Al cierre de este ejercicio, la salida a bolsa de Aena, que obtuvo en el primer trimestre cerca de 4.825 millones de dólares, se mantiene como la operación de mayor tamaño a nivel EMEIA y quinta a nivel global. Por su parte, la OPV de Cellnex Telecom, lanzada en mayo de 2015 y que captó cerca de 2.400 millones de dólares, se sitúa en una sexta y decimotercera posición, respectivamente.

salidas a bolsa


La actividad mundial de OPV
La actividad mundial de OPV durante 2015 no ha igualado los niveles registrados en 2014. Tomando como referencia el año completo, de enero a diciembre de 2015, se alcanzaron a nivel global 1.218 operaciones por valor de 195.500 millones de dólares. Esto supone una reducción del 2% en volumen de salidas a bolsa y del 25% en valor, en comparación con los resultados del ejercicio anterior. Incluso excluyendo la OPV de Alibaba Group Holding Ltd. en 2014, considerada la mayor salida a bolsa de la historia, los ingresos globales captados en 2015 han sido un 17% inferior.

Durante el cuarto trimestre del año, se registraron 310 operaciones en todo el mundo, que captaron 66.100 millones de dólares. Estas cifras representan una caída del 15% en número de operaciones y del 9% en capital captado, respecto al mismo periodo del año anterior.

opvs mundiales


Los principales motivos de este comportamiento son:
Un entorno de alta volatilidad a nivel mundial presente durante todo el ejercicio 2015
Un entorno con mayor diversidad de fuentes financiación para las empresas
Un año 2015 récord en fusiones y adquisiciones a nivel mundial

Principales características de la actividad de OPVs en 2015
Los mercados desarrollados han representado el 55% del volumen global de salidas a bolsa durante 2015.

Los inversores financieros sigue siendo un vector clave. Las operaciones de Private Equity (PE) y Venture Capital (VC) representaron el 18% de las operaciones a nivel mundial (219 transacciones) por valor de 66.200 millones de dólares.

El informe de EY también señala que Asia-Pacífico vuelve a ser líder, tanto en número de operaciones como en capital captado, y se convierte en la única región que consigue mejores datos que en 2014. Así, el mercado asiático fue el escenario del 55% de las operaciones globales, frente al 28% de EMEIA (Europa, Oriente Medio, India y África) y el 16% de Norteamérica.

Los países presentes en el ‘Top 3’ de las mayores operaciones a nivel mundial para el cuarto trimestre del año son Japón y Holanda.

En cuanto a los mayores sectores por volumen de operaciones, se encuentran el industrial, que encabeza la actividad mundial de OPVs con 205 operaciones por valor de 31.900 millones de dólares; seguido por el sector salud, con el mismo número de transacciones pero con 15.700 millones de dólares captados; y en tercer lugar el sector tecnológico, que registró 177 operaciones por valor de 23.100 millones de dólares.

Perspectivas para 2016
El próximo año será escenario del ya confirmado aumento de los tipos de interés en EEUU, que se reflejará en la actividad de OPVs. Ésta probablemente tendrá un comienzo relativamente lento, ya que los inversores y las empresas esperarán a ver la reacción de los mercados de renta variable a esta subida.

A pesar de ello, según el informe, las perspectivas para 2016 son positivas, y este cauteloso optimismo está marcado por la solidez de los fundamentales de la economía en los mercados desarrollados y por la correcta señalización de los cambios inminentes en cuanto a las políticas monetarias, entre otros. Igualmente, con los mercados de valores recuperándose a buen ritmo y la falta de competencia de otra clase de activos, los inversores se mantienen dispuestos a respaldar la inversión en renta variable.