El selectivo español ha terminado con caídas en una sesión  que el mercado esperaba desde hacía meses, la compra del Popular por parte del Santander. Una adquisición, más bien un rescate, inducida por Europa para salvar a la entidad española de una quiebra prácticamente inminente. El mercado lo ha digerido bien y el Santander apenas ha cedido en bolsa.

En concreto, el selectivo español ha terminado en 10.871 puntos, al caer un 0,07%. Los 10.900 puntos se han convertido en una cota que vuelve a resistírsele al índice.

Los valores que mejor se han comportado durante la sesión han sido, precisamente, Bankia, BBVA. Los inversores premian a estas entidades, que han sonado durante meses como posibles compradoras de su rival. La primera se ha revalorizado un 4,95% y la segunda un 2,03%.

Por el contrario, Sabadell ha cedido un 2,16%, convirtiéndose en el peor valor de la sesión, seguido de Inditex, que se ha dejado un 1,25%. Santander, por su parte, apenas ha sentido en su cotización el efecto de la operación, y ha cerrado con un descenso del 0,88%, aunque en algunos momentos de la sesión ha llegado a caer hasta un 3%. 

Desde luego, la compra de Popular se ha convertido en la auténtica protagonista de la sesión.  Santander ha acudido al rescate de su rival en un proceso organizado de forma urgente ayer mismo por la Junta Única de Resolución y ejecutado por el FROB. La institución europea decidió que la situación del banco español era crítica y esta era la solución ideada para proteger a los depositantes.

Santander comprará al Popular por un euro, los tenedores de CoCos y títulos de segunda categoría perderán toda su inversión. Un bail-in en toda regla.

Santander, por su parte, tendrá que ampliar capital en 7.000 millones de euros para afrontar esta operación.  En la comunicación a los analistas, el banco apunta que la compra es buena para la entidad, que le permitirá convertirse en el mayor banco por activos del país y convertirse, además, en el líder del negocio de pymes en España –el auténtico punto fuerte del Popular-. El Santander espera aumentar su cuota de mercado entre un 6 y un 7%.

Explican que la unión entre ambas firmas permitirá un ahorro de costes de un 10% (unos 500 millones de euros) a partir de 2020.   Esto hará que la compra tenga un impacto positivo en el beneficio por acción de un 2% en 2019 y un 3% en 2020. Además, el efecto en el capital, será ligeramente positivo dicen en la firma. Popular será excluida de bolsa el propio jueves y a cero euros.

La otra noticia del día ha sido la vuelta de Pescanova tras cuatro años suspendida de cotización. El retorno parecería accidentado, si se observa tan solo la caída de un 94% de sus acciones en bolsa durante la sesión. Sin embargo, se preveía que las acciones de la compañía comenzarían la sesión a poco más de 0,30 euros por título.  Hoy han terminado justo en esa cota.

Otra empresa que tampoco ha pasado por sus mejores momentos es Abengoa, después de superar la reestructuración posterior al concurso de acreedores hace apenas unos meses. Hoy ha actualizado sus previsiones de ingresos para la compañía. Espera tener una cifra de ventas de 2.500 millones de euros en 2020, una cifra muy parecida a la de este mismo año.

Más allá de las noticias de la bolsa española, la OCDE ha elevado sus previsiones de crecimiento para la economía mundial hasta el 3,5% este año y el 3,6% el año que viene, gracias al aumento de la inversión, el comercio y la confianza de empresas y particulares. En su actualización de verano, la institución ha elevado sus estimaciones para España para la que espera que el PIB crezca un 2,8% este ejercicio y un 2,4% el próximo año.

Todo lo contrario de lo que espera para Estados Unidos. La OCDE ha rebajado sus previsiones y cree que la economía se expandirá un 2,1% este año (desde el 2,4% anterior). Para el próximo esperan un crecimiento del 2,4%, frente a la previsión anterior del 2,8%.

Muy pendientes del mercado de divisas donde el Euro ha caído hasta la cota de 1,1254 después de que Bloomberg haya publicado que mañana el BCE no será muy optimista con respecto a sus previsiones de inflación. Mañana se reúne el organismo en su encuentro de política monetaria. No se espera ningún cambio en los tipos, aunque sí un cambio de tono en el mensaje del presidente de la institución. También se conocerán las proyecciones económicas para la eurozona.

En el mercado de las materias primas, el barril de Brent continúa cayendo. Esta vez algo más de un 3,41% para situar el precio en 48,39 dólares.

El oro, por su parte, continúa avanzado y cotiza ya en 1.292 dólares la onza.