La mayor cadena de distribución minorista del mundo, la estadounidense Wal-Mart, obtuvo un beneficio neto de 3.022 millones de dólares (1.954 millones de euros) en el primer trimestre de su ejercicio, que concluyó el pasado 30 de abril, lo que representa un incremento del 6,9% respecto al mismo periodo del año anterior. La facturación del grupo alcanzó los 95.303 millones de dólares (61.630 millones de euros), un 10,3% más, impulsada por el incremento de las ventas en la división Wal-Mart Stores (+6,6%), Sam's Club (+7,6%) y, especialmente, en su división internacional, donde las ventas crecieron un 22%. Por otro lado, las ventas comparables de Wal-Mart Stores crecieron un 2,7%, mientras que las de Sam's Club aumentaron un 3,6%. En el conjunto de EEUU, las ventas comparables se incrementaron un 2,9%.
De cara al segundo trimestre de su ejercicio fiscal, Wal-Mart prevé que sus ventas comparables en EEUU se sitúen entre el estancamiento y un crecimiento del 2%. "Como ya hemos señalado anteriormente, actualmente es muy difícil cuantificar el impacto que pueda tener en el nivel de ventas el plan de estímulos", ha dicho el vicepresidente de Wal-Mart Stores, Tom Schoewe, en referencia al plan diseñado por la Casa Blanca para estimular el consumo de los hogares estadounidenses. De este modo, la compañía espera que su beneficio por acción en el segundo trimestre se sitúe en un rango de entre 0,78 y 0,81 dólares (0,50 y 0,52 euros).