La Bolsa de Nueva York cerró casi en equilibrio el martes, pese a ventas minoristas sólidas en abril y a la compra de la firma de servicios informáticos EDS por parte de Hewlett-Packard. El Dow Jones perdió 0,34%, mientras que el Nasdaq ganó 0,27%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) descendió 44,13 puntos a 12.832,18 unidades, mientras el índice de alto componente tecnológico Nasdaq subió 6,63 puntos a 2.495,12 unidades. Por el lado positivo, si bien las ventas minoristas bajaron 0,2% en abril, a tono con las previsiones, sin embargo aumentaron 0,5% excluyendo automóviles, contra un incremento de 0,2% esperado. Se trata del mayor aumento registrado desde enero.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 bajó 0,54 punto a 1.403,04 unidades (-0,04%). 'Hubo una serie de buenas y malas noticias relacionadas con empresas, un buen índice económico, pero la Fed agregó confusión', resumió Art Hogan, analista de la casa de corretajes Jefferies. Por el lado positivo, si bien las ventas minoristas bajaron 0,2% en abril, a tono con las previsiones, sin embargo aumentaron 0,5% excluyendo automóviles, contra un incremento de 0,2% esperado. Se trata del mayor aumento registrado desde enero. Las ventas minoristas permiten medir el impacto de la disparada de los precios de la energía y de los productos alimentarios sobre la economía, en medio de los temores de recesión, dado que el consumo es el principal motor del crecimiento estadounidense. Compra de EDS Con la compra de EDS en 13.900 millones de dólares en efectivo y elevando sus previsiones de resultados para el conjuto de 2008, Hewlett-Packard 'muestra que los bancos están nuevamente dispuestos a prestar dinero a los inversores pese a la crisis del crédito', subrayó Owen Fitzpatrick, del Deutsche Bank. Del lado negativo, el gigante de la distribución Wal-Mart si bien registró un beneficio trimestral mayor que el previsto, anunció previsiones prudentes para el segundo trimestre. El presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense Ben Bernanke consideró este martes que los mercados financieros están 'todavía lejos de su estado normal', reconociendo sin embargo 'señales bienvenidas' de mejoría. 'Las declaraciones de Bernanke debilitaron al dólar y alimentan el alza del precio del petróleo', que rozó los 127 dólares el martes, 'e invitan a los inversores a mantener la prudencia', comentó Hogan. El mercado obligatorio terminó en baja. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 3,909%, contra 3,775% en la noche del lunes, y el de los títulos a 30 años a 4,619%, contra 4,522%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.