El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, precisó hoy que la institución adoptará las medidas necesarias para cumplir su mandato de lograr la estabilidad de precios a medio plazo y admitió que la inflación se mantendrá en un nivel muy por encima del objetivo de estabilidad hasta el año próximo, mientras que el crecimiento económico continuará a un ritmo moderado. "La decisión ha sido tomada para prevenir efectos de segunda ronda generalizados y para hacer frente al incremento de los riesgos para la estabilidad de precios en el medio plazo.
Se prevé que la tasa de inflación armonizada se mantenga muy por encima del nivel de estabilidad de precios por un periodo más prolongado de lo previsto", dijo Trichet, quien indicó que "sólo de moderará gradualmente en 2009". En la rueda de prensa posterior a la reunión del BCE, en la que el Consejo de Gobierno de la entidad decidió elevar "por unanimidad" los tipos de interés en un cuarto de punto porcentual, hasta el 4,25%, el banquero reiteró el carácter "prioritario" de mantener la estabilidad de precios y lograr el anclaje de las expectativas de inflación, para proteger a los ciudadanos más pobres y vulnerables de la eurozona, y defendió que "tras esta decisión, la política monetaria contribuirá a conseguir el objetivo de la institución". "La decisión de hoy muestra que nos tomamos muy en serio nuestra responsabilidad y muestra que nuestras palabras son reales", indicó Trichet. No obstante, el máximo responsable de la política monetaria de la zona euro reiteró que el BCE "no tiene compromisos preestablecidos en política monetaria" por lo que no quiso dar pistas sobre futuras decisiones del consejo de gobierno, aunque señaló que la institución "hará lo necesario para cumplir su mandato y ser creíble" e indicó que comunicará al mercado de la manera adecuada cualquier novedad, independientemente de las palabras empleadas en su discurso de hoy. "Los ciudadanos pueden confiar en que el BCE cumplirá el mandato que recibió. Las encuestas demuestran que la inflación es la mayor preocupación de los ciudadanos europeos, que pueden estar seguros de que esta institución hará los necesario para cumplir su mandato de lograr la estabilidad de precios", dijo Trichet, quien añadió que la credibilidad de la institución está relacionada con su capacidad para lograr la estabilidad de precios y no con la mirada de los inversores. Asimismo, el presidente del BCE, quien quiso dejar clara la completa independencia de la institución a "aquellos que dan consejos" y afirmó que "la brújula del BCE sólo tiene una aguja, no dos, y esta es la estabilidad de precios, que es la que marca nuestro análisis". Por otra parte, Trichet señaló que los últimos datos muestran que el crecimiento económico de la eurozona continúa siendo "moderado", aunque apuntó que los factores temporales provocarán un debilitamiento en el segundo trimestre respecto a la excepcional fortaleza registrada en los tres primeros meses del año, y señaló que "nadie en estos momentos habla de estanflación".