La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's Rating Services ha revisado a negativa desde estable la perspectiva de Santander y de algunas de sus filiales. En un comunicado,  S&P dijo que afirmaba los ratings de AA/A-1+ de contrapartida de créditos a corto y largo plazo del banco y todas sus filiales calificadas.  También revisa la de BBVA de estable a negativa aunque confirma los ratings a corto y largo plazo AA/A-1+ de ambas entidades. La agencia indicó que la revisión de la perspectiva en ambos bancos está basada en su expectativa de un descenso del crecimiento económico en los países en los que operan y el impacto potencial sobre su operativa financiera
Además, S&P ha  rebajado los 'ratings' a largo plazo de Caja Madrid, Banco Popular, Ibercaja y Banco Sabadell como consecuencia del mayor pesimismo de la agencia respecto a la magnitud y duración de la recesión en España y su posible efecto en los pérfiles de crédito de las cuatro entidades, especialmente en su rentabilidad y en la calidad de sus activos. En este sentido, S&P señala que este recorte de la calificación refleja las expectativas de la agencia respecto al impacto en la solvencia a largo plazo de la "grave" recesión en curso.

De este modo, S&P coloca el 'rating' a largo plazo de Caja Madrid en A desde A+ con perspectiva negativa, mientras que la calificación a largo plazo de Banco Popular cae a A+ desde AA- con perspectiva negativa. Por su parte, la calificación a largo plazo de Ibercaja se sitúa en A, desde A+, con perspectiva estable, mientras que el 'rating' a largo plazo de Banco Sabadell ha sido rebajado a A desde A+, con perspectiva estable.

Por otro lado, la agencia de calificación destaca que, en su opinión, numerosas instituciones financieras españolas sin calificar, "principalmente cajas de ahorro", están sufriendo y continuarán sufriendo en mayor medida que las entidades calificadas.