El banco estadounidense Sovereign Bancorp provisionará en sus cuentas del tercer trimestre entre 155 y 165 millones de dólares (110 y 117 millones de euros) ante posibles créditos fallidos en relación con su cartera de préstamos de vivienda y de financiación de automóviles, frente a los 51 millones de dólares (36 millones de euros) reservados para esta partida en el anterior trimestre.
La segunda entidad financiera de Pennsylvania, en la que el Santander controla un 24,99% del capital social, explicó que "prevé que el deterioro en el escenario de créditos al consumo y la volatilidad en los mercados de crédito y de valores respaldados por deuda hipotecaria tengan un impacto negativo en sus cuentas del tercer trimestre". La entidad explicó que de estas provisiones, aproximadamente 50 millones de dólares corresponden a posibles pérdidas en su cartera de préstamos de vivienda, de la que se ha desprendido en su mayor parte, a excepción de 491 millones de dólares (349 millones de euros) en su mayoría préstamos 'non-prime' que no pudo vender en los mercados, mientras que otros 40 millones de dólares están relacionados con la cartera de financiación de compra de automóviles y el resto se corresponde con la exposición de la cartera de créditos comerciales de la entidad, principalmente en los relacionados con constructoras y promotoras inmobiliarias. Por otra parte, el banco se anotará cargas por importe bruto de unos 35 millones de dólares (24,9 millones de euros) por las pérdidas registradas en préstamos a entidades hipotecarias que se han declarado en bancarrota o han incumplido sus obligaciones de pago, así como por el reajuste negativo en el valor de determinados préstamos que estaban dispuestos para ser vendidos.