Sacyr Vallehermoso ha aportado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) información ampliada y adicional a la de su auditoría de cuentas correspondiente al ejercicio 2006 sobre distintos puntos, entre ellos su endeudamiento. El envío de información se produce después de que el grupo que preside Luis del Rivero recibiera el pasado 26 de julio del organismo regulador del mercado uno de los habituales "requerimientos de ampliación de información de alguna de las notas de las cuentas anuales".
Según consta en los registros de la CNMV, en su respuesta, Sacyr explica nueve puntos relacionados con la contabilidad de algunos activos concesionales en función de las nuevas internacionales de contabilidad (NIIC), la de sus empresas participadas, y con su endeudamiento. A cierre de 2006 Sacyr Vallehermoso contaba con una deuda financiera neta de 18.357 millones de euros, importe que duplicaba el de un año antes. A este respecto, la compañía de construcción y servicios explica que la deuda está asociada a sus distintas áreas de negocio y a la financiación de diferentes inversiones "estratégicas". Entre éstas últimas destaca la toma del 20,01 por ciento de Repsol YPF, la del 50 por ciento de Europistas, y los aumentos de su participación en la francesa Eiffage y en su filial de autopistas Itinere. En el caso de las compras en Repsol YPF y Eiffage, Sacyr reitera que se costean con créditos sindicatos que tienen pignoradas las acciones adquiridas como garantía del cumplimiento de devolución del crédito. Además, respecto al riesgo de interés de la deuda a interés variable, explica que está minimizado con la formalización de operaciones de cobertura (fundamentalmente swaps o contratos de permuta de tipos).