El primer semestre del año ha supuesto el primer parón en la mejora de resultados de Rio Tinto de los últimos cuatro ejercicios. En los seis primeros meses la empresa minera obtuvo unas ganancias de unos 2.380 millones de euros, debido sobre todo a los problemas en la producción y los costes de su negocio de cobre en Australia.