Northern Rock, la entidad hipotecaria nacionalizada por el Gobierno de Reino Unido después de su casi quiebra, dijo que el préstamo que le concedió el Gobierno ha aumentado en 8.500 millones de libras esterlinas y dio una previsión pesimista sobre las provisiones para cubrir la morosidad, que la compañía cree que seguirán siendo altas durante 2010.