El consejero delegado de Banco Popular José María Lucía mostró hoy su esperanza de que la entrada en la inmobiliaria Colonial "no suponga finalmente un quebranto para el banco", que prevé quedarse con una parte de los títulos de los principales accionistas a cuenta de los créditos que no han pagado.
Durante la presentación de resultados del Popular, Lucía insistió en que el deseo de la entidad financiera es "poner en valor la inmobiliaria". También hizo hincapié en que "la situación que tiene el banco con Colonial es atípica porque no ha habido riesgo crediticio del banco hasta ahora". El Banco Popular aseguró ayer que sigue negociando su entrada en el capital de Colonial con los principales accionistas de la compañía, el ex presidente Luis Portillo y el grupo Nozar, que podrían traspasar a la entidad parte de sus títulos en la inmobiliaria para poder cumplir con sus obligaciones de pago.