El grupo Philips ganó 219 millones de euros durante el primer trimestre de este año (875 millones en el mismo periodo de 2007), a pesar de alcanzar unas mayores ventas. El beneficio neto del gigante de la electrónica fue de 875 millones de euros durante el primer trimestre de 2007, pero la compañía recuerda que esa cifra fue favorecida por los ingresos de 650 millones procedentes de la venta de participaciones en otras empresas.
El EBITA (resultado de explotación y la amortización de activos procedentes de adquisiciones) alcanzó 265 millones de euros, frente a los 370 millones del mismo período del año anterior. Las ventas totales alcanzaron 5.965 millones, frente a los 5.930 millones del primer trimestre de 2007. En ventas, el crecimiento en los sectores de salud e iluminación compensó las menores ventas de televisores. "Estamos viendo un trimestre con esencialmente un buen resultado financiero en la mayoría de nuestros negocios", señaló el presidente de Philips, Gerard Kleisterlee. Añadió que la empresa tomará "medidas adicionales donde sea necesario para afrontar los efectos del debilitamiento económico" a fin de mantener los márgenes de beneficio dentro de los objetivos marcados.