El Banco Central Europeo(BCE) debería recortar más los tipos de interés de la eurozona, lo que ayudaría a una región que podría retrasar su recuperación al igual que otras economías importantes,  según la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económica.  La OCDE predijo que la economía de la eurozona se contraerá un 4,8% este año, incluso más que la contracción del 4,1% prevista en marzo.
Al igual que el BCE, la OCDE también espera que la economía de la eurozona se recupere lentamente y que la actividad irá reactivarse gradualmente en 2010. La OCDE prevé que la eurozona tendrá un crecimiento económico cero el año que viene mientras que otras economías importantes, como las de Estados Unidos y Japón, registraran leves subidas.

"El área del euro se encuentra en una profunda recesión, con el colapso de la demanda externa y el deterioro de la interna por las exigentes condiciones financieras, el aumento del desempleo y la mayor incertidumbre. Se prevé que la actividad se contraerá durante 2009 y que se recupere paulatinamente en 2010", apuntó la OCDE en su informe.

A pesar del acuerdo general con el BCE sobre las sombrías perspectivas económicas de la región, la OCDE fue crítica con el enfoque político de la institución monetaria. Argumenta que el BCE debería seguir bajando los tipos de interés rápidamente y dar nuevos pasos para relajar las condiciones crediticias y de liquidez.

El BCE ha rebajado sus tipos al 1% frente al 4,25% desde octubre, pero algunos miembros del BCE se han mostrado reticentes a reducir más los tipos de interés. Uno de ellos, Axel Weber, advirtió recientemente que el banco central podría tener subir los tipos de interés rápidamente para evitar una reaparición de las presiones sobre los precios.

Por contra, la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra han recortado sus tipos a casi cero.

La OCDE prevé en la actualidad que la inflación de la eurozona será de media del 0,5% este año y del 0,7% el que viene, muy por debajo del techo fijado por el BCE del 2%.